‘I’d love to turn you on’

 

Todos los Beatles-maniáticos tenemos un tema preferido.   No soy la excepción.  ‘Revolver’ es mi disco preferido, y tres de sus temas ‘Eleanor Rigby’,  ‘Love You To’ y “Tomorrow Never Knows” son temas que no solo han impactado en la música que escucho, si no en mi cosmogonía personal.  

Pero el 2017 es el año del ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’. Las premoniciones del Revolver si hicieron realidad en éste larga duración.  El rock definitivamente había lanzado su mensaje al mundo. Un mensaje liberador, lisérgico, emancipador, ácido y dulce. Para muchos –entre los que me incluyo-  obra maestra de los cuatro chicos de Liverpool y compañía.  Un LP que introdujo a la música popular y al rock and roll  en especial a la categoría de obra de arte.  

El ingeniero de sonido del disco Geoff Emerick en sus memorias consideró  que ‘Revolver’ y ‘Rubber Soul’ eran como dos caras de la misma moneda. Y es cierto, se percibe que un disco es continuación del otro.  Pienso igual, también creo que el último tema de ‘Revolver’  ‘Tomorrow Never Knows’  funciona como introducción al ‘Sgt. Pepper’s’.

Nunca antes nada sonó igual en la historia de la música occidental como ‘Mañana nadie sabe’. “Tomorrow Never Knows”. El alucinado tema de Lennon puede ser el primero del ‘Sgt. Pepper’s’. Contiene lisérgicos solos de guitarras reproducidos al revés mezclado con una voz en extasis. Efectos de una “gaviota” con la voz de McCartney gritando/riendo, el acorde orquestal en si bemol mayor de una sinfonía de Sibelius, el sonido de mellotrón reproducido junto al sonido de una flauta, citara ascendente eléctrica, grabado con una gran saturación y aceleración. Una mezcla psicodélica con una letra surrealista. ‘Cuando tengas dudas, relájate, apaga tu mente, y déjate ir río abajo’.

That love is all and love is everyone
It is knowing, it is knowing
And ignorance and hate may mourn the dead
It is believing, it is believing
But listen to the colour of your dreams
It is not leaving, it is not leaving.
 
 
Eso es lo que nos propone ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ un viaje río abajo. Y río arriba.  Una idea de amor. 
 

El octavo disco de los Beatles fue grabado en un momento especialmente dulce de su carrera acababan de decidir todos abandonar las giras y centrarse en grabar discos; podían entrar en los estudios de Abbey Road a grabar lo que quisieran y cuando quisieran; aún vivía Brian Epstein, verdadero amigo e impulsor de su carrera, que los mantenía unidos, y se hallaban, en definitiva, inmersos en un universo pleno de éxito, fiestas, sexo, drogas alucinógenas y reconocimiento casi unánime por parte de todos los sectores que, aunque no podía terminar de otra manera que haciendo implosión en cualquier momento, todavía les brindó unos años álgidos de inspiración y de concentración disciplinada en su trabajo.

En estas circunstancias se grabó uno de los discos más geniales e influyentes que ha dado la música popular, cuya estela perdura y tiene visos de seguir perdurando indefinidamente, de generación en generación.

Se ha dicho toneladas de cosas sobre su formato vagamente conceptual, su portada, los disfraces y demás, así que todo eso lo dejo para los eruditos que los hay a millares. Simplemente dejar claro que, quizá por primera vez, los miembros del grupo se implicaron en gran medida y con enorme ilusión en todo lo que rodeaba al disco. Estamos en ese momento mágico en que los LPs dejan de ser una colección de singles recopilados por la compañía de discos y pasan a convertirse en un trabajo del propio artista, que cada vez en mayor medida toma las riendas de la producción, el arte de la portada, el orden de los temas.

Por lo tanto no voy a repetir lo mucho que se ha escrito. Además casi todo está dicho sobre ‘la banda del Club de Corazones Solitarios del Sargento Pimienta’ desde el collage del LP hasta la monstruosidad de ‘A day in the life’ con acorde final resonancias mistérica,  vibración y su definitivo silencio. Se debate si funciona como una referencia a las drogas o a un político petrificado detenido en medio del tráfico.

 Personalmente si me dieran a escoger un tema del disco seleccionaría ‘Within You Without You’. Que funciona como complemento de ‘Love You To’ del anterior disco ‘Revolver’.
 
When you’ve seen beyond yourself-then you may find, peace of mind,
is waiting there-And the time will come when you see
we’re all one, and life flows on within you and without you.
 
 

 

Esa canción me abrió muchas puertas. La vida que fluye. Ascendente. Incesante. Afinó la percepción que tenia de mí y de todo lo que me rodeaba. George Harrison es una sombra majestuosa entre las estridencias de Lennon/McCartney. No me convencieron nunca sus rivalidades, al no ser las creativas. Harrison fue el punto de equilibrio. Sus temas influenciados por la mística hindú hablan de ello.

We were talking-about the space between us all
And the people-who hide themselves behind a wall of illusion
Never glimpse the truth-then it’s far too late-when they pass away. 
We were talking-about the love we all could share-when we find it
To try our best to hold it there-with our love
With our love-we could save the world-if they only knew.
 
Hay instantes en la existencia cuando el azar, la conjunción de  personas, un  libro, un par de  lugares,  sentimientos y liberaciones  y otras pequeñas casualidades definen tu vida para siempre.  Un punto de equilibrio pero  en inflexión.  Me ocurrió con Within You Without You’  (“Contigo o sin ti’). Ese momento en la vida en la que escuchar un sonido a una persona, una conversación tu segunda naturaleza, pueden hacer de ti un esclavo o un ser libre. Escuchar ‘Lucy  in the sky with diamonds’ y ‘Within You Without You’, leyendo junto a mi  hija  ‘Alicia en el país de las maravillas’  pudo confluir en un misterio. Pero este párrafo es injusto. Es demasiado personal.
 
Each day just goes so fast
I turn around – it’s past
You don’t get time to hang a sign on me
Love me while you can
before I’m dead old man
A lifetime is so short
A new one can’t be bought
And what you’ve got means such a lot to me
Make love all day long
Make love singing songs
There’s people standing round
Who screw you in the ground
They’ll fill your head with all the things you see
I’ll make love to youIf you want me too.
 

A sus cincuenta años el  Sgt. Pepper’s Lonely…todavía nos emociona y sorprende.

Hay que escucharlo completo, como se lee una novela o se escucha una sinfonía. Allí están condensados todos los Beatles, Paul, George, Ringo, Lennon, todos los años sesentas, toda una generación que sonó con revolver y revolucionar a las personas y a la sociedad. Suena pretensioso, claro. Al menos lograron desdibujar los límites entre esa realidad y la ficción.  Expandir la ficción dentro de la realidad para hacerla nuevamente ficción.  

No es de extrañar que la última línea del disco, justo antes de ese descomunal acorde de toda la orquesta como si de un un canto gregoriano cantado por mil monjes tibetanos sea: ‘I’d love to turn you on’.  Me gustaría excitarte.

No es mala idea.  

**

Nota:

Del ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ quedaron fuera dos temas que cualquier otro grupo se disputaría.  Strawberry fields forever (del Lennon más lisérgico) y Penny Lane, del McCartney más “Willy Fog”. Que se publicaron como sencillos.  Imprescindibles también. Quien sea músico trate de sacar los acordes que se va a echar unas risas.

“¡Viva la vida!”

La 89ª edición de los Oscar de este domingo terminó con un papelón: dieron por ganador a La La Land, pero la mejor película fue Moonlight. Los creadores de la película La La Land llegaron incluso a subir al escenario del teatro Dolby de Los Ángeles, California, y dar sus respectivos discursos de agradecimiento.

Entonces, empezó la confusión.

Todas las personas que habían subido al escenario empezaron a hablar entre ellos y mirar un papel adentro de un sobre rojo. De repente, uno se acercó al micrófono y dijo: “Perdimos, por cierto”.

A continuación, el productor de la película Jordan Horowitz explicó: “Perdón, hay una equivocación. Moonlight, ustedes ganaron mejor película”. La aclaración final llegó de la mano del actor Warren Beatty, quien originalmente realizó el anuncio equivocado en la categoría más importante de la premiación de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos.

“Quiero decirles lo que pasó: abrí el sobre y decía: ‘Emma Stone, La La Land'”. Por eso, continuó Beatty, dudó pero terminó por anunciar que esa cinta era la ganadora de la categoría a mejor película. La La Land terminó la noche con seis estatuillas, entre las cuales están dos de las más prestigiosas categorías: actriz (Emma Stone) y director (Damien Chazelle). Sin embargo, se esperaba más de esta película que contaba con 14 nominaciones y podía incluso batir el récord de mayor cantidad de estatuillas en una sola gala.

Mejor actor de reparto: Mahershala Ali por Moonlight.
Mejor maquillaje y peinado: Alessandro Bertolazzi, Giorgio Gregorini y Christopher Nelson por “Escuadrón suicida”.
Mejor diseño de vestuario: Colleen Atwood por “Animales fantásticos y dónde encontrarlos”.
Mejor documental: OJ: Made in America, de Ezra Edelman.
Mejor edición de sonido: Sylvain Bellemare por Arrival.
Mejor mezcla de sonido: Kevin O’Connell, Andy Wright, Robert Mackenzie y Peter Grace por Hacksaw Ridge.
Mejor actriz de reparto: Viola Davis por Fences.
Mejor película de habla no inglesa: la iraní The salesman de Asghar Farhadi.
Mejor corto animado: Piper, de Alan Barillaro y Marc Sondheimer.
Mejor película animada: Zootopia, de Byron Howard, Rich Moore y Clark Spencer.
Mejor diseño de producción: Sandy Reynolds-Wasco y David Wasco por La La Land.
Mejor edición: John Gilbert por Hacksaw Ridge.
Mejor corto documental: The white helmets, de Orlando von Einsiedel y Joanna Natasegara.
Mejor corto: Sing, de Kristof Deák y Anna Udvardy.
Mejor cinematografía: Linus Sandgren por La La Land.
Mejor banda sonora: Justin Hurwitz por La La Land.
Mejor canción original: Justin Hurwitz, Benj Pasek y Justin Paul por City of Starsde La La Land.
Mejor guion original: Kenneth Lonergan por “Manchester frente al mar”.
Mejor guion adaptado: Barry Jenkins y Tarell Alvin McCraney por Moonlight.
Mejor director: Damien Chazelle por La La Land.
Mejor actor: Casey Affleck por “Manchester frente al mar”.
Mejor actriz: Emma Stone por La La Land.
Mejor película: Moonlight.
 

Visto lo sucedido en recientes entregas de premios, como los Globos de Oro o los premios del Sindicato de Actores, se anticipaba que en los Oscar habría múltiples referencias a la situación de tensión política que se vive en EE.UU. En menos de cinco minutos de iniciada la ceremonia, el comediante Jimmy Kimmel, quien presentó la gala, hizo la primera referencia directa al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. “Quiero agradecerle al presidente Donald Trump, en serio. ¿Se acuerdan cuando decían que los premios Oscar eran racistas?”, dijo Kimmel en su discurso de apertura.

La politización de los premios de la Academia ya se pudo apreciar en la alfombra roja, dado que varios actores aparecieron con moños azules para apoyar a la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), una de las organizaciones sociales que ha incrementado sus campañas por la defensa de inmigrantes en EE.UU. desde la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Entre los actores que portan la cinta se encuentran la actriz Ruth Negga (nominada a mejor actriz por Loving), Casey Affleck (nominado a mejor actor por “Manchester frente al mar”) y la modelo Karlie Kloss. Pero la declaración política más fuerte de la noche fue del director iraní Asghar Farhadi, ganador del Oscar a la mejor película de habla no inglesa, The salesman.

Farhadi no concurrió a la ceremonia de los premios Oscar en protesta por la orden de Trump (en este momento congelada por una disposición judicial) que prohíbe la entrada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, entre los cuales está Irán.

Anousheh Ansari, la mujer que aceptó el premio por Farhadi y leyó su comunicado, subrayó en la sala de prensa que para el director iraní fue muy difícil tomar la decisión de no acudir a la ceremonia, sobre todo teniendo en cuenta que es el segundo Oscar que obtiene. “Lo hizo en solidaridad con los afectados por el veto de viaje del presidente Donald Trump”, señaló.

Por su parte, el actor Gael García Bernal, antes de entregar el premio a mejor película animada, ganado por Zootopia, dijo: “Como mexicano, latinoamericano, trabajador inmigrante y ser humano estoy en contra de todo muro que nos intente separar”.

De hecho, hubo tantas menciones a Trump a lo largo de la ceremonia, directas e indirectas, que a Kimmel le llamó la atención que el presidente todavía no hubiera tuiteado al respecto. 

“Ey, @realDonaldTrump, ¿estás despierto?”, le escribió el presentador vía Twitter en plena ceremonia.

A su vez, Emma Stone, nominada a mejor actriz por La La Land, desfiló por la alfombra roja con un pin de Planned Parenthood, el mayor proveedor de servicios reproductivos de Estados Unidos. Una de las primeras medidas de Trump como presidente de EE.UU., fue restituir un decreto que prohíbe la concesión de ayuda estadounidense a organizaciones no gubernamentales y proveedores sanitarios en el extranjero que asesoren sobre el aborto como una opción de planificación familiar.

En la sala de prensa Alessandro Bertolazzi, uno de los ganadores del Oscar a mejor maquillaje y peluquería por “Escuadrón suicida”, explicó que le dedicó el premio a los inmigrantes porque “el arte no tiene fronteras”. Y concluyó: “¡Viva la vida!”.

Papa y los creyentes hipócritas…

El papa Francisco criticó a los cristianos hipócritas y dijo que es mejor que sean ateos y no se llamen creyentes. El papa criticó a los cristianos que no le pagan lo justo a sus empleados, que hacen negocios sucios o blanquean dinero. El sermón de este jueves es, hasta ahora, la primera vez que Francisco se ha dirigido a los cristianos hipócritas.

Imagino que para Bergoglio ser ateo es sinonimo de ser malo, de hacer negocios sucios, de no pagar o no cobrar lo suficiente. No entiendo la post teologia de Francisco. Si eres un cristiano que explota a otras personas, llevas una doble vida o manejas un negocio “sucio”, tal vez es mejor que no te identifiques como un “creyente”, sugirió el papa Francisco este jueves, en una homilía en Roma.

Entoces vis a vis ser no creyente tiene que ser malo. Pero el argentino se explica. 

“Tantos católicos son así. Y escandalizan”, dijo el pontífice durante una misa matinal en Casa Santa Marta, según reporta Radio Vaticana. “Cuántas veces hemos oído, todos nosotros, en el barrio y en otras partes, ‘pero, para ser católico como aquel, es mejor ser ateo’. Ese es el escándalo. Te destruye. Te derriba. Y esto sucede todos los días”.

Continua: “Pero, ¿qué cosa es el escándalo? El escándalo es decir una cosa y hacer otra; es la doble vida”, dijo el papa Francisco. En la Iglesia católica, es una ofensa grave. El pontífice citó varios ejemplos de cómo llevar una doble vida:

“Yo soy muy católico, yo voy siempre a misa, pertenezco a esta asociación y a esta otra; pero mi vida no es cristiana, no pago lo justo a mis empleados, exploto a la gente, soy sucio en los negocios, hago blanqueo de dinero… doble vida”, señaló el papa, según Radio Vaticana. El sermón del papa Francisco, como es costumbre, fue una extendida improvisación sobre las lecturas bíblicas que incluyeron un pasaje del Evangelio de San Marcos. En él, Jesús dice que es mejor ahogarse que hacer que otros pequen. Basándose en ese pasaje, el catecismo católico dice que los escándalos incluyen a líderes empresariales que alientan el fraude, profesores que agitan a estudiantes y manipuladores que alejan a la gente de valores morales.

En otras palabras, cualquiera que lleve a otro a hacer el mal, directa o indirectamente, es responsable por el mal que ha alentado, dice la Iglesia. Así que cuando el papa Francisco compara a los cristianos con ateos, no es que haya perdido la razón, sino que está tratando de proteger a su rebaño, que lo sabe es uno de los rebaños mas inmorales del mundo.  

Falsos cristianos

Mientras muchos de los pronunciamientos del pontífice son usualmente asumidos como interpretaciones novedosas de las doctrinas cristianas, el papa Francisco también estaba tocando un debate antiguo: ¿Es la salvación abierta a todos los creyentes o solo a aquellos que hacen el bien en la tierra? El papa sugirió esto último en un lenguaje característicamente contundente: imaginó a un cristiano rico tocando las puertas del cielo diciendo: “‘¡Soy yo, Señor! ¿No te acuerdas? Yo iba a la iglesia, estaba cerca de ti, pertenecía a tal asociación, hago esto… ¿no te acuerdas de todas las ofrendas que hice?”

A lo que Jesús podría responder, según el papa:

“Sí, recuerdo. Las ofrendas, aquellas las recuerdo: todas sucias. Todas robadas a los pobres. No te conozco”.

El sermón de este jueves es, hasta ahora, la primera vez que Francisco se ha dirigido a los cristianos hipócritas. En un sermón del pasado mes de febrero, el papa desafió la “falsedad” de los cristianos que hablan de piedad, pero que hacen poco por ayudar a los otros. Tampoco es la primera vez que el papa ha mencionado a los ateos. En 2013, planteó preguntas para decir que el cielo estaba abierto, potencialmente, para todos.

“El señor nos ha redimido a todos nosotros con la sangre de Cristo: todos nosotros, no solo los católicos. Todos”, dijo a los creyentes en una misa. “‘Padre, ¿y los ateos?’ Incluso los ateos. ¡Todos!”. El papa continuó: “Debemos encontrarnos el uno al otro haciendo el bien. ‘¡Pero no creo, padre, soy ateo!’ Pero haz el bien: todos nos encontraremos allá”.

Entonces, falsos no creyentes…

El Vaticano aclaró más adelante, en una nota, que el papa Francisco simplemente estaba hablando de la gracia de Dios, incluso a los ateos, y estaba urgiendo a creyentes y no creyentes a trabajar juntos.

Entendieron algo. Pues yo ni hostia. 

Noches de ficción. 7.

Desconocía la música de Cian Nugent. Pero prefiero que los libros, la música y las mujeres me sorprendan. Y, en libros, música y mujeres no tengo prejuicios establecidos. Me gusta la sorpresa. Indagar en lo nuevo. Me sucedió con el último disco de Cian Nugent. Nigth Fiction.

Noches de ficción. Excelente título. Me gustaría contar una historia de una noche de ficción, pues la ficción puede ser al mismo tiempo real e irreal, buena y mala, bendita y pecadora. Compré  el CD por el título. Y encontré mucho más. Una música ecléctica, actual, joven con esteroides. Lo escuché un par de veces y se lo regalé  a mi esposa por San Valentín. Noche de ficción.

Son apenas siete temas. Actualmente los CD suelen contener doce y hasta catorce cortes para hacerlos más radiales, mas comerciales, este tiene siete. Número de ficción. Siete pecados, siete leyes, notas, secretos, maravillas, siete noches de ficción. 7.

Abre con Lost you way. Un tema que tiene el mismo tempo adagio imagino del italiano perdido en medio de su vida media antes de iniciar su personal viaje entre  Infierno y Paraíso. Y termina con Year of the Snake un tranquilo  tema instrumental entre lo acústico y eléctrico, de regreso al pecado. En el medio podemos encontrar un sonido mezcla de los Stones con Dylan, de Johnson con Lennon, de Nick Drake con Cat Stevens, de Country y Rock. Shadows funciona como una mezcla folk con blues y Nugent lo canta al estilo  Fogelberg o Tracy Chapman. Lucy mujer acústica con un color como Delta de aguas dulces y salobres, puedes sentir el sabor del sexo de Lucy, su sudor, su mirada, su piel y su cabello empapado con el agua salobre del Mississippi. Nigthlife es mi preferida, al confluir magistralmente angustia y  nostalgia al tiempo que la sutil esperanza de un alba se te cuela por la ventana con su color naranja que todo lo cubre de mañanas. Things Don’t Change That Fast, no por ser una verdad no deja de sorprendernos. Los cambios son a veces imperceptibles, una noche te acuestas y ya eres Otro, una noche de ficción.

La Biblia Humanista…

La bendición de la amistad, del respeto y la generosidad son armas contra la que no existen defensas u ofensas posibles, no mientras exista humanidad. Una amiga leyó uno de mis comentarios -o lo que sea-  por cualquier perdido lugar dentro de la red y me contactó  de inmediato para hablar de los viejos y los nuevos tiempos. Del pasado y del presente que se nos hace futuro a los dos. La conversación terminó parcialmente enviándome este precioso libro,  compilación al estilo de la más sublime tradición humanista y libertaria The Good Book. A Humanist bible. Escrito por A.C.Grayling uno de los pensadores más interesantes y gentiles de la actualidad. Un humanista entre los postmodernos, un orador al estilo griego, un renacentista, al estilo toscano, un hereje, como los ateos de Burgos, un brujo, al estilo de Salem, un hombre, al estilo de todos nosotros. A.C.Grayling en construye su propio Antiguo y Nuevo Testamento, para ello reune miles y miles de citas, ideas, párrafos, pensamientos de más de mil hombres y mujeres a través de la historia, citas folclóricas y anónimas de los cinco continentes, conversaciones en bares e iglesias, y, en un esfuerzo humano,  nos confecciona otro Libro, otra historia de la humanidad, una versión de esa humanidad igual de posible y deseada. Hace meses no leía la Biblia. Esta versión me emocionó, como mi primera lectura de la Torah, o los Evangelios, ya que la generosidad, el respeto y la amistad junto al amor son signos esenciales de lo que somos, una especie única. Hay un Árbol que en primavera brinda flores…Les dejo con los primeros versos, del Primer Capítulo del  Libro del Génesis.

In the garden stands a tree. In springtime it bears flowers; in the autumn, fruit.

Its fruit is knowledge, teaching the good gardener how to understand the world.

From it he learns how the tree grows from seed to sapling, from sapling to maturity, at last ready to offer more life;

And from maturity to age and sleep, whence it returns to the elements of things. 

The elements in turn feed new births; such is nature’s method, and its parallel with the course of humankind. 

It was from the fall of a fruit from such a tree that new inspiration came for inquiry into the nature of things,

When Newton sat in his garden, and saw what no one had seen before: that an apple draws the earth to itself,and the earth the apple,

Through a mutual force of nature that holds all things, from the planets to the stars, in unifying embrace.

So all things are gathered into one thing: the universe of nature, in which there are many worlds: the orbs of light in an immensity of space and time,

And among them their satellites, on one of which is a part of nature that mirrors nature in itself, 

And can ponder its beauty and significance, and seek to understand it: this is humankind.

All other things, in their cycles and rhythms, exist in and of themselves;

But in humankind there is experience also, which is what makes good and its opposite…

 

 

En la era del artificio.

‘Vindicación del arte en la era del artificio’

 

ATALANTA

Vindicación del arte en la era del artificio es un brillante y meditado alegato contra el estado actual del arte, sometido a las tramposas leyes del mercado, la banalización de la cultura del espectáculo, y la perniciosa influencia del progreso tecnológico, donde ya no es la tecnología la que se adapta a nuestros deseos y necesidades sino nuestros deseos y necesidades los que se adaptan a la tecnología. Así, este joven escritor y premiado director de cine canadiense reclama buscar salidas a la honda decepción que produce este panorama decadente, que equipara con el estado de la biosfera, como algo que también está en peligro de extinción.

Tomando ejemplos, que van de las pinturas del Paleolítico a la música pop, J. F. Martel va construyendo las bases de su pensamiento crítico a través de oportunas referencias a las reflexiones de Joyce, Wilde, Deleuze y Jung, entre otros, para hacernos recordar de nuevo que el arte y la emoción estética son un fenómeno humano innato que precede a la formación de las culturas y sociedades humanas, y expresa una realidad mucho más profunda y compleja que la que cualquier artificio ideológico o consumista pueda transmitirnos.

Aunque los medios que utilizan son equiparables, el arte y el artificio difieren en sus objetivos. Más allá del mero deseo o repulsión que suscita el objeto, o lo que representa, toda experiencia artística capaz de conmovernos sobrepasa con creces la obviedad de cualquier discurso o de cualquier guiño del mercado. El arte no es un panfleto ni un objeto de consumo. Si lo dejamos actuar en libertad, es capaz de iluminar nuestro campo de visión o de sumergirnos tanto en nuestro propio misterio como en los misterios del mundo que nos rodea. 

«La completa colonización de la mente humana es la última frontera del dominio capitalista. Como Martel bien sabe, esta clase de dominación conduce a una aceleración cada vez mayor y a un reduccionismo de la imaginación mediante lo predecible y controlable. Lejos de ser una mera mercantilización de la estética, es una ingeniería para eliminar lo inefable y único de la existencia humana.» Joshua Ramey, autor de The Hermetic Deleuze

«Vindicación del arte en la era del artificio argumenta en favor de la belleza de la experiencia trascendente del arte en contraste con el mundo discordante del artificio moderno. Moviéndose con confianza y esfuerzo entre el cine, la literatura y la pintura, J. F. Martel nos muestra -en una cuidadosa progresión razonada- que todo gran arte, en última instancia, se enraíza en el poderoso misterio de la vida.» David Staines, profesor de la Universidad de Ottawa 

«Un ensayo luminoso que explora “la naturaleza del arte en el momento histórico actual”, un viaje personal hacia un arte que “trabaja con la propia conciencia, con el material del que están hechos nuestros sueños.”» Santos Domínguez

«He aquí un lúcido y oportuno recordatorio sobre aquellas cosas que tan a menudo parecen haber sido olvidadas en las consideraciones artísticas, como la importancia de la belleza, el misterio o la profundidad. Tras décadas de hipocresía y pretenciosidad -al margen de la trivialidad- que ha rodeado al mundo del arte, la lectura de este libro resulta un grave y a la vez refrescante despertar.» Patrick Harpur, autor de
El fuego secreto de los filósofos 

 PREFACIO

Piense en una de esas raras salidas al cine que resultan realmente excepcionales. Tras la proyección, ya en el vestíbulo, la experiencia suscita en usted una expresión de anonadamiento y ausencia. Es como si pudiera decir: «Me había olvidado de todo… Y podría haber seguido así para siempre». Al salir a la calle tiene la impresión de que nada es igual que antes. Los automóviles, el cielo nocturno por encima de los elevados edificios acristalados, las luces reflejadas en el húmedo pavimento… Todo brilla con una extraña inmediatez y novedad. Es como si la película que acaba de ver hubiera tenido algún efecto sobre el mundo. Algo muy parecido a lo que ocurre cuando terminamos de leer una gran novela o nos sumergimos en una pieza musical impactante.

     Hay una línea memorable del Apocalipsis que dice: «Mirad, yo hago nuevas todas las cosas». Reflexionando sobre este antiguo texto, el crítico Northrop Frye ha definido el Libro de las Revelaciones como «la manera de ver el mundo tras la desaparición del ego». Y es que toda gran obra de arte es un apocalipsis silencioso. Desgarra el velo del ego y reemplaza las viejas impresiones por otras nuevas que son a un tiempo inexorablemente ajenas y profundamente significativas. Las grandes obras de arte tienen la capacidad única de arrebatar la mente discursiva para llevarla a un nivel de realidad más expansivo que la dimensión del ego en la que habitamos normalmente. En este sentido, el arte es la transfiguración del mundo.

      Este libro es un intento de explorar la naturaleza del arte en el momento histórico actual. No es la última palabra ni propone una teoría estética; es más bien un viaje hacia el mundo del arte, un viaje personal. No obstante, tengo la esperanza de llegar a inspirar en el lector una apreciación más profunda de la fuerza única del arte, y también de lo urgente que es para todos hacer que el arte sea una parte fundamental de nuestras vidas y de nuestra sociedad. Creo que ello es esencial si queremos hallar solución a los graves problemas a los que nos enfrentamos en el presente, ya sean políticos, medioambientales, económicos o espirituales.

Nuevos Planetas.

 

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un nuevo sistema solar con siete planetas del tamaño de la Tierra. Está a unos 40 años luz de nosotros, en torno a una estrella tenue y fría de un tipo conocido como “enanas rojas”. En la Vía Láctea, esta clase de astros son mucho más abundantes que las estrellas como el Sol y, recientemente, se han convertido en el lugar predilecto para buscar gemelos terrestres que podrían albergar vida, según explicaron los investigadores y responsables de la NASA en rueda de prensa. “La cuestión ahora no es si encontraremos un planeta como la Tierra, sino cuándo”, han asegurado.

El nuevo sistema solar orbita en torno a Trappist-1, un astro del tamaño de Júpiter ubicado en la constelación de Acuario. El año pasado, un equipo internacional de astrónomos halló tres planetas orbitando en torno a este astro, con tan solo un 8% de la masa del Sol. En un nuevo estudio publicado hoy en la revista Nature, el mismo equipo confirma la existencia de esos tres mundos y anuncia otros cuatro. Todos tienen un tamaño similar a la Tierra, pero están mucho más cerca de su débil estrella, lo que les permitiría albergar agua líquida, condición esencial para la vida. Se trata del sistema solar con más planetas del tamaño de la Tierra y que podrían contener agua que se ha hallado hasta la fecha, según un comunicado del Observatorio Europeo Austral (ESO).

 
 En febrero y marzo de 2016, los astrónomos usaron el telescopio espacial Spitzer de la NASA para captar las minúsculas fluctuaciones en la luz del astro que se producen cuando los planetas pasan frente a su estrella. Telescopios terrestres en Chile, Sudáfrica, Marruecos, EE UU y la isla de La Palma, en Canarias, dirigieron también sus lentes hacia Trappist-1 entre mayo y septiembre. Las observaciones confirman la existencia de seis planetas, Trappist-1 b, c, d, e, f y g, según su proximidad decreciente al astro, y sugieren la existencia de un séptimo, h, aún no confirmado. Los seis planetas confirmados parecen ser rocosos, como la Tierra, Marte, Venus y Mercurio, aunque algunos podrían ser mucho menos densos. Trappist-1 y sus mundos se parecen mucho a Júpiter y sus lunas heladas Io, Europa, Ganímedes y Calisto, algunas también candidatas a albergar vida.

“Es un sistema planetario alucinante, no solo porque haya tantos sino porque su tamaño es sorprendentemente similar al de la Tierra”, dice Michaël Gillon, investigador de la Universidad de Lieja (Bélgica) y autor principal del estudio. “La pregunta de si estamos solos en el universo se resolverá en las próximas décadas”, ha dicho Thomas Zurbuchen, investigador de la NASA, durante la rueda de prensa. No será viajando, o al menos por ahora: para llegar allí con la tecnología actual, necesitaríamos unos 300.000 años.

El planeta más cercano a su sol tarda un día en completar una órbita y el más alejado, 12. Los tres primeros están demasiado cerca de la estrella, con lo que probablemente tienen climas demasiado abrasadores como para que el agua no se evapore de su superficie, según los modelos climáticos usados por los astrónomos. Es probable que h, con un tamaño más parecido al de Venus o Marte, sea un mundo helado por su lejanía a la estrella. Los tres planetas restantes están dentro de la llamada “zona habitable” y pueden albergar océanos, según el ESO.

Lo más importante de este descubrimiento es que puede permitir observar por primera vez la atmósfera de uno de estos planetas, explica Guillem Anglada-Escudé, astrónomo barcelonés que trabaja en la Universidad Queen Mary de Londres. Se trata de un logro científico que bien vale un Nobel y uno de los pasos previos fundamentales en la búsqueda de vida fuera del Sistema Solar. El año pasado, Anglada-Escudé descubrió el exoplaneta del tamaño terrestre más cercano a la Tierra, a cuatro años luz.

Observar la atmósfera

Este mundo también orbita en torno a una enana roja, Próxima Centauri, y puede estar cubierto por un gran océano. Aún está por ver si tiene atmósfera, una condición casi esencial para la vida, y si esta es observable desde la Tierra. En los planetas de Trappist-1 “es posible que el telescopio espacial Hubble pueda analizar si hay atmósfera en alguno de estos planetas y es bastante probable que el Telescopio Espacial James Webb, que se lanzará el próximo año, lo pueda confirmar”, explica el astrónomo.

Aunque no se pueden ver a simple vista desde la Tierra, tres de cada cuatro estrellas en nuestra galaxia son enanas rojas, así que es posible que descubrimientos como el de hoy se conviertan en la norma. El nombre de la estrella responde al acrónimo de Telescopio Pequeño para Planetas en Tránsito y Planetesimales (Trappist), un sistema de dos observatorios robóticos de la Universidad de Lieja (Bélgica) que está rastreando las 60 estrellas enanas frías más cercanas a la Tierra en busca del tránsito de planetas habitables. Se calcula que por cada planeta que se consigue detectar con este método “hay entre 20 y 100 veces más planetas” que no lo hacen, explica Ignas Snellen, de la Universidad de Leiden (Holanda), en un comentario al artículo original que se publica en Nature.

Por eso este hallazgo debe ser un recordatorio a los terrícolas de que no hay razones objetivas para sentirse especiales. “Encontrar siete planetas en una muestra [de estrellas analizadas] tan pequeña sugiere que el Sistema Solar con sus cuatro planetas rocosos puede que no sea nada fuera de lo normal”, escribe el investigador en un comentario al artículo original en Nature. ¿Pueden estos planetas alojar vida? Imposible saberlo por ahora, dice Snellen, pero “una cosa es segura: en unos cuantos miles de millones de años, cuando el Sol haya agotado su combustible y el Sistema Solar deje de existir, Trappist-1 seguirá siendo una estrella en su infancia. Consume hidrógeno tan despacio que seguirá viva unos 10 billones de años, 700 veces más que la edad total del Universo y, posiblemente, es tiempo suficiente como para que la vida evolucione”, concluye.

Tomado de El País.

 

NASA en conferencia de prensa…

 

Esta tarde   -hora del Oeste- la Agencia Espacial de los Estados Unidos convocó a una conferencia de prensa, para revelar sus últimos descubrimientos. Todas relacionadas con la existencia de posibles planetas con posibilidad de vida en otros sistemas solares. El 2016 estuvo particularmente lleno de descubrimientos y primicias en este campo. En mayo, el telescopio Kepler descubrió 1.284 exoplanetas y un par de meses después, la misión Kepler K2 halló 104 nuevos exoplanetas.

Al menos la Tierra no es una excepción en el universo. Hay muchos hogares, o posibles hogares,  para una biología al menos como la conocemos por acá. Puede que exista otra que ni podamos imaginar. 

Es posible que la NASA esta tarde nos revele que no estamos solos. Que la posibilidad de vida, de la evolución y de inteligencia sea una constante en la historia universal. La conferencia será trasmitida en vivo desde su página web y de forma interactiva con sus usuarios.

En los últimos 20 años han aparecido miles de exoplanetas. No fue sino hasta que los astrónomos se dieron cuenta de que los planetas rocosos como la Tierra eran muy comunes en nuestra galaxia, que la gente comenzó a interesarse en la idea de que la Tierra no era un planeta totalmente único, en términos de masa o de temperatura.

El 2016 estuvo particularmente lleno de descubrimientos y primicias. Hubo hallazgos, tipo Guerra de las Galaxias, de planetas similares a Tatooine, que orbita alrededor de dos estrellas. También se descubrió un planeta que orbita alrededor de tres estrellas y, como si fuera poco, los investigadores encontraron tres exoplanetas gigantes que orbitan alrededor de dos estrellas gemelas, la primera de ellas alojando a dos planetas y la segunda a un tercer planeta.

Por primera vez, los investigadores encontraron tres planetas como la Tierra orbitando alrededor de una estrella diminuta y extremadamente fría, ubicada a 40 años luz de distancia en otro sistema estelar.

La estrella, conocida como TRAPPIST-1, no es el tipo de estrellas que los científicos esperan que sea un centro para varios planetas. Está al final de la escala dentro de la cual se clasifica una estrella: tiene la mitad de la temperatura y una décima parte de la masa del sol.

También pudieron estudiar las atmósferas de dos de los planetas y ambos tienen atmósferas compactas que son comparables con las de la Tierra, Venus y Marte.

Eso llevó a los investigadores a determinar que los dos planetas eran básicamente rocosos, lo que implica una mayor evidencia de que allí puede haber vida. Entonces, ¿cuántos exoplanetas están allá afuera en la galaxia y pueden ser descubiertos y estudiados por la NASA? Decenas de miles de millones de planetas habitables del tamaño de la Tierra.

Me gusta esa idea, esas pruebas que no somos algo excepcional, que la vida fluye y fluye, nos hace sentir menos arrogantes, mas conectados con el universo.

 

Gota de agua que se desliza por tu mejilla.

 

Cuando estabas no estabas. Después como en aquella vieja canción del medio Oeste se desplomó una pequeña lluvia gris. Desde las nubes del Este. Una gota cristalina tras otra sobre el cielo transparente. Recordaba el día que nos reconocimos perdidos dentro de la multitud de seres como fractales de ilusiones, un diminuto fuego, un espacio entre los espacios vacíos.  Ya, nada es igual. Nada fue igual. Las bromas soleadas en una playa solitaria. El sabor a tierra y mar en los vinos. El pequeño muro de piedra donde te dibujaba un corazón rodeado de rosas y espinas. El largo y empinado camino a casa. Pequeña chica violeta con el sexo de vainilla. El rostro como los acantilados por donde se desprenden los lobos en extinción. Los ojos verdes como mi final opción. Aquellas famosas primeras palabras, nieve, sol, música. Nuestra canción  de la nueva primavera. Desconozco el intricado misterio.  Cómo haces para crear algo completamente original dentro de ti.  No hay nada dentro, nada fuera; no hay nada en absoluto. Ni siquiera hay en Absoluto ninguna dualidad. No hay ninguna creación. No hay nada que haya de verse. Solo la gota de agua que se desliza por tu mejilla.