“¡Viva la vida!”

La 89ª edición de los Oscar de este domingo terminó con un papelón: dieron por ganador a La La Land, pero la mejor película fue Moonlight. Los creadores de la película La La Land llegaron incluso a subir al escenario del teatro Dolby de Los Ángeles, California, y dar sus respectivos discursos de agradecimiento.

Entonces, empezó la confusión.

Todas las personas que habían subido al escenario empezaron a hablar entre ellos y mirar un papel adentro de un sobre rojo. De repente, uno se acercó al micrófono y dijo: “Perdimos, por cierto”.

A continuación, el productor de la película Jordan Horowitz explicó: “Perdón, hay una equivocación. Moonlight, ustedes ganaron mejor película”. La aclaración final llegó de la mano del actor Warren Beatty, quien originalmente realizó el anuncio equivocado en la categoría más importante de la premiación de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos.

“Quiero decirles lo que pasó: abrí el sobre y decía: ‘Emma Stone, La La Land'”. Por eso, continuó Beatty, dudó pero terminó por anunciar que esa cinta era la ganadora de la categoría a mejor película. La La Land terminó la noche con seis estatuillas, entre las cuales están dos de las más prestigiosas categorías: actriz (Emma Stone) y director (Damien Chazelle). Sin embargo, se esperaba más de esta película que contaba con 14 nominaciones y podía incluso batir el récord de mayor cantidad de estatuillas en una sola gala.

Mejor actor de reparto: Mahershala Ali por Moonlight.
Mejor maquillaje y peinado: Alessandro Bertolazzi, Giorgio Gregorini y Christopher Nelson por “Escuadrón suicida”.
Mejor diseño de vestuario: Colleen Atwood por “Animales fantásticos y dónde encontrarlos”.
Mejor documental: OJ: Made in America, de Ezra Edelman.
Mejor edición de sonido: Sylvain Bellemare por Arrival.
Mejor mezcla de sonido: Kevin O’Connell, Andy Wright, Robert Mackenzie y Peter Grace por Hacksaw Ridge.
Mejor actriz de reparto: Viola Davis por Fences.
Mejor película de habla no inglesa: la iraní The salesman de Asghar Farhadi.
Mejor corto animado: Piper, de Alan Barillaro y Marc Sondheimer.
Mejor película animada: Zootopia, de Byron Howard, Rich Moore y Clark Spencer.
Mejor diseño de producción: Sandy Reynolds-Wasco y David Wasco por La La Land.
Mejor edición: John Gilbert por Hacksaw Ridge.
Mejor corto documental: The white helmets, de Orlando von Einsiedel y Joanna Natasegara.
Mejor corto: Sing, de Kristof Deák y Anna Udvardy.
Mejor cinematografía: Linus Sandgren por La La Land.
Mejor banda sonora: Justin Hurwitz por La La Land.
Mejor canción original: Justin Hurwitz, Benj Pasek y Justin Paul por City of Starsde La La Land.
Mejor guion original: Kenneth Lonergan por “Manchester frente al mar”.
Mejor guion adaptado: Barry Jenkins y Tarell Alvin McCraney por Moonlight.
Mejor director: Damien Chazelle por La La Land.
Mejor actor: Casey Affleck por “Manchester frente al mar”.
Mejor actriz: Emma Stone por La La Land.
Mejor película: Moonlight.
 

Visto lo sucedido en recientes entregas de premios, como los Globos de Oro o los premios del Sindicato de Actores, se anticipaba que en los Oscar habría múltiples referencias a la situación de tensión política que se vive en EE.UU. En menos de cinco minutos de iniciada la ceremonia, el comediante Jimmy Kimmel, quien presentó la gala, hizo la primera referencia directa al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. “Quiero agradecerle al presidente Donald Trump, en serio. ¿Se acuerdan cuando decían que los premios Oscar eran racistas?”, dijo Kimmel en su discurso de apertura.

La politización de los premios de la Academia ya se pudo apreciar en la alfombra roja, dado que varios actores aparecieron con moños azules para apoyar a la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), una de las organizaciones sociales que ha incrementado sus campañas por la defensa de inmigrantes en EE.UU. desde la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Entre los actores que portan la cinta se encuentran la actriz Ruth Negga (nominada a mejor actriz por Loving), Casey Affleck (nominado a mejor actor por “Manchester frente al mar”) y la modelo Karlie Kloss. Pero la declaración política más fuerte de la noche fue del director iraní Asghar Farhadi, ganador del Oscar a la mejor película de habla no inglesa, The salesman.

Farhadi no concurrió a la ceremonia de los premios Oscar en protesta por la orden de Trump (en este momento congelada por una disposición judicial) que prohíbe la entrada de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, entre los cuales está Irán.

Anousheh Ansari, la mujer que aceptó el premio por Farhadi y leyó su comunicado, subrayó en la sala de prensa que para el director iraní fue muy difícil tomar la decisión de no acudir a la ceremonia, sobre todo teniendo en cuenta que es el segundo Oscar que obtiene. “Lo hizo en solidaridad con los afectados por el veto de viaje del presidente Donald Trump”, señaló.

Por su parte, el actor Gael García Bernal, antes de entregar el premio a mejor película animada, ganado por Zootopia, dijo: “Como mexicano, latinoamericano, trabajador inmigrante y ser humano estoy en contra de todo muro que nos intente separar”.

De hecho, hubo tantas menciones a Trump a lo largo de la ceremonia, directas e indirectas, que a Kimmel le llamó la atención que el presidente todavía no hubiera tuiteado al respecto. 

“Ey, @realDonaldTrump, ¿estás despierto?”, le escribió el presentador vía Twitter en plena ceremonia.

A su vez, Emma Stone, nominada a mejor actriz por La La Land, desfiló por la alfombra roja con un pin de Planned Parenthood, el mayor proveedor de servicios reproductivos de Estados Unidos. Una de las primeras medidas de Trump como presidente de EE.UU., fue restituir un decreto que prohíbe la concesión de ayuda estadounidense a organizaciones no gubernamentales y proveedores sanitarios en el extranjero que asesoren sobre el aborto como una opción de planificación familiar.

En la sala de prensa Alessandro Bertolazzi, uno de los ganadores del Oscar a mejor maquillaje y peluquería por “Escuadrón suicida”, explicó que le dedicó el premio a los inmigrantes porque “el arte no tiene fronteras”. Y concluyó: “¡Viva la vida!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *