Ser el poema que emana profecías.

Para las dudas.

Podría incluso perder las razones,
el intenso sonido de las vocales en silencio.

Podría incluso perder la locura,
el oculto laberinto de mis anorexias.

Podría incluso ser infinitos objetos.
Pero no he sido el que te ha visto suspirar y temblar.
O el que descubre tus mañanas de algodón.

Podría ser perpetuos estremecimientos.
Pero no el kamikaze que incendia tus navíos a estribor.
O el que revela tus contradictorios secretos.

Podría ser los feroces aullidos a la noche.
Pero no el que encuentra en silencio el eco de tu casa
O el que asesina a la tarde tus “versos libres”.

(Si, incluso podría perder hasta la razón)

Ser la cansada aspiración de ser nada,
De ser azul, de ser mar, como los muros del Holyday Inn.
De ser el genio de la lámpara, de ser arena,
ser ojos hermosos, ser pez, ser…
Sagradas edades de la misericordia,
el almendro, el deshielo, el descreído,
el único libre
resto de vida
ebrio de magias
solo con deseos
alucinado por las estrellas de mar
ser el poema que emana profecías.

4 opiniones en “Ser el poema que emana profecías.”

  1. Podría, ¿por qué no?
    tener el pensamiento
    más libidinoso
    el impúdico placer
    de redescubrir la carne
    pasadas las 12:40AM
    Cuando el perro comienza
    a aullarle a la luna
    también brama mi carne
    Siempre
    sedienta…

    [Peroooo…. por qué me meto en estas cosas jajaja, hey Hux, cómo va todo?, buena poesía, abrazos]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *