Abuso a menores. Informe Final.

El abuso sexual a los menores es un crimen execrable.

Una violación terrible a la persona, a su integridad física, emocional y psicológica, esos tres niveles en los que la persona humana se realiza y complementa.

El abuso a los menores es un crimen de lesa humanidad contra los miembros más desprotegidos de las sociedades, las comunidades y las familias. Una de las experiencias más desbastadoras y traumáticas que afectan a los individuos con graves consecuencias físicas, emocionales y psicológicas a corto y largo plazo.

Nunca conoceremos las reales cifras de los niños abusados.  Solo sabemos que es una pandemia. Al menos 15% de la población mundial han sufrido abusos en su niñez. Y esa violación se hace en silencio, muchos – demasiados- son cómplices de ese silencio.

El abuso se realiza en todos los ámbitos de la vida: las escuelas, las instituciones culturales, los hospitales, las iglesias y en la familia. Instituciones, familia y  sociedad en su conjunto han fallado en proteger a la niñez. No solo en Australia. Las políticas de los Estados igual han sido erráticas, fallidas y con demasiados interés políticos que enmascaran el abuso bajo el manto del silencio.

La Real Comisión de Australia acaba de publicar su Informe Final, resultado de más de cinco años de investigaciones desde el 2013 al 2018. El Informe Final sobrepasa las cinco mil páginas. Se  escuchó el demoledor testimonio de 7 981 sobrevivientes en más de 8 000 mil secciones privadas. Se le tomaron declaraciones a más de 16 953.

Los testimonios transcritos son desgarradores.

El dolor de los abusados funciona a favor del reconocimiento del asunto, y la Comisión Real funciona como uno de los esfuerzos más razonables para hacerle frente al abuso y la violación.  Las repercusiones en la prensa internacional han sido inmediatas.

Una de las instituciones más afectadas, según el Informe han sido las instituciones religiosas,  las reacciones de estas han recorrido los extremos, desde las más receptivas a las más cerradas. La Iglesia Católica a declarado que es un esfuerzo valido que merece ser “estudiado”. Otras sectas han sido menos receptivas, como es de esperar, por ejemplo los Testigos de Jehová.

El Informe es claro, no necesita ser estudiado cuidadosamente, como expresó un comunicado de prensa del  Vaticano  (que misteriosamente ya no se encuentra en línea), el informe necesita que se implementen las políticas expuestas y las recomendaciones adecuadas para la protección a los menores y el enjuiciamiento y el control de los depredadores sexuales en todos los ámbitos.

El primer ministro de Australia, Sr. Malcolm Turnbull  escribe en su cuenta de Twiter que todo australinao debe leer el informe. Yo, agrego, que culaquier hombre o mujer del planeta deberia hacerlo.

“I want to thank and honor the courage of the survivors and their families who’ve told, often for the first time, the dreadful stories of abuse that they received from people who actually owed them love and protection”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *