6 minutos y 20 segundos…

Un millón de jóvenes norteamericanos desfilaron, hablaron  y pidieron a los políticos leyes a favor del control de armas en los EE.UU.

Como siempre ocurre el Poder, la clase política, los viejos vicios de los que mandan, se enfocaron  más en atacar al mensajero que en escuchar el reclamo de los jóvenes.

Y, de la docena de adolescentes que hablaron la emprendieron con Emma González, por ser queer, por el corte de su cabello, por sus preferencias sexuales o políticas, o la bandera cubana en la solapa del traje militar verde oliva…

Emma conmocionó al auditorio -en un mundo donde los discursos detrás de las tarimas y los pulpitos son pronunciados por ancianos escleróticos desprovistos de la pasión que engendra la verdad-  nadie puede ni tan siquiera intentar con mil mentiras o falacias argumentar que las palabras de Emma son falsas, sus lágrimas y su silencio emanan desde lo más profundo de un alma herida.

La verdad de Emma González proviene del dolor de la muerte, de sus amigos ensangrentados agonizando sobre el suelo acribillados a balazos por otro adolescente.

Emma González se convirtió en una referente del movimiento estudiantil contra el acceso a las armas surgido tras el tiroteo de Parkland el 14 de febrero en el que Nikolas Cruz, de 19 años, abrió fuego en la escuela matando a 17 personas.

González representa la otra América. La distinta, la emigrante, la mestiza, la que no se calla…La Asociación Nacional del Rifle, los cabilderos y la derecha prefieren que los jóvenes callen, que solo bailen con Lady Gaga y no asuman sus verdades, reclamos y deseos en la plaza pública.

“Seis minutos y cerca de 20 segundos, 17 amigos murieron, 15 resultaron heridos y absolutamente todos en la comunidad Douglas se vieron alterados para siempre”, dijo ante una multitud.

Después de enumerar los nombres de todas las víctimas fatales del tiroteo, González permaneció en el escenario, entre lágrimas, con respiración fuerte, durante el resto de los seis minutos y 20 segundos.

Y lo hizo en silencio.

Not too Shabby.

 

Un comentario en “6 minutos y 20 segundos…”

  1. La vi ayer y no puede contener varias lagrimas, esa joven sabe llegar profundo con sus palabras, puede ser una gran líder, por lo menos es mi opinión. Muy emotivo, esperemos EU cambie la política a favor de las armas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *