La vida del espíritu.

Hannah Arendt falleció repentinamente el día 4 de diciembre de 1975; era un jueves al atardecer y estaba departiendo con unos amigos.

El sábado precedente había acabado “La voluntad”, la segunda sección de La vida del espíritu. Al igual que su obra anterior, La condición humana, el trabajo estaba concebido en tres partes. La condición humana, cuyo subtítulo era Vita Activa, estaba dividida en “Labor”, “Trabajo” y “Acción”. La vida del espíritu, tal y como estaba planeada, se subdividía en “Pensamiento”, “Voluntad” y “Juicio”, las tres actividades básicas de la vida del espíritu, en opinión de la autora.

La distinción, establecida en la Edad Media, entre la vida activa del hombre en el mundo y la solitaria vita contemplativo, estaba naturalmente presente en su pensamiento, a pesar de que para ella aquel que piensa, quiere y juzga no es alguien contemplativo, apartado por una vocación de monje, sino cualquier hombre que ejerce su capacidad humana de retirarse de vez en cuando a la región invisible del espíritu. Arendt jamás se pronunció abiertamente acerca de si la vida del espíritu era superior a la vida activa (como la habían considerado la Antigüedad y la Edad Media). Sin embargo, no sería excesivo decir que dedicó los últimos años de su vida a esta obra, que ella emprendía como una tarea, la más elevada a la que había sido llamada, que se le imponía como ser vigorosamente pensante.» – Mary Mac

Hannah Arendt fue discípula de Heidegger, Husserl y Jaspers. Una de las mentes imprescindibles del siglo XX.

Autora, entre otros muchos títulos, de La condición humana -tal vez su obra fundamental-, De la historia a la acción y ¿Qué es la política?

The Languages I Speak.

The languages I speak come to me
in my dreams. One is a serpent, but
I don’t know which one. Toothless
and with blue venom, it enters my veins,
and I let it breathe black blood. When we
shed our skin, we stand, suddenly naked
and alone, our belly bloated with thousands
of words we do not recall. We call this
learning. The learning we do takes
years to muster, and never leaves. One
is an empty cloak, but its one, red eye
is turned backward. It does not see me,
or it does, and I do not know. The hissing
sound we hear is not new, but slowly whorls
our ears, our movements. On cloudy days, it
sounds like music too, but do not let it fool you.
I do not ask where I fit within the cloak – inside
or out. One is a cloud that refuses to rain –
this one drags itself behind me, its body the exact
shape of my shadow, and though fuchsia, or burgundy,
I know it is also of a bleeding shade. Its mist, an
old horror, coming back home. And this one –
this is absence, the smell of something missing,
or mad. Both. It does not leave, and somehow
I find it hidden everywhere: a toothache I
cannot get rid of… brave new world.

 

Evangelistas de Trump

Así comienza el artículo “How Martin Luther Paved the way to Donald Trump” escrito por Michael Massing, para la revista The Nation, correspondiente a marzo del 2018, escribe en el primer párrafo…

The support of white evangelicals for Donald Trump continues to exasperate and perplex. About 80 percent of them voted for him in 2016—the most recorded for a Republican candidate since 2000—and his approval rating among them remains high. In June, some 1,000 evangelical pastors plan to meet the president, both to “celebrate” his accomplishments (as one leading pastor put it) and to rally Christians for the midterm elections. Neither Trump’s relations with Stormy Daniels, nor his endorsement of alleged sexual abuser Roy Moore, nor his reference to “shithole” countries, nor his toxic tweets, recurrent racism, or general crudity have proved a deterrent to most conservative Christians—to the dismay of many commentators.

Martin Lutero, Actriz Porno, Tele Evangélicos, Sexo, pedofilia, racismo, xenofobia, dinero y poder, mucho poder. Algo huele a podrido, decía Shakespeare…Tampoco hay que ser esquizofrénico para desconocer las tramas entre el poder, el dinero, la sexualidad y las religiones solo tienes que dar un vistazo a la Historia. O escuchar un par de noticieros de Fox News para desvelar las relaciones entre Donald y los evangélicos en norteamericana.

Y, si, Hamlet tiene razones que las razones desconocen pues huele mal, muy mal, tanto en la ficción de Dinamarca como la realidad de Washington.

¿Es también la religión parte de un show o realmente hay una opción religiosa en la “visión” del mundo de Donald Trump? Esa es la pregunta que uno se hace cuando termina de leer el artículo de The Nation.

Creo tiene mucho que ver con el show también con los peores vicios de la política y por supuesto los políticos. La derecha evangélica así lo entiende y han defendido a Trump en público, y en oraciones.

Robert Jefress, pastor evangélico y miembro de la Junta Evangélica Asesora del presidente de los Estados Unidos. Dijo públicamente que era “totalmente irrelevante, que Trump haya podido mantener relaciones sexuales con la actriz porno Stormy Daniels, cuando aún estaba casado. “los evangélicos saben que no están comprometiendo sus creencias apoyando a este gran presidente”, escribió Jefress.

 

  En Estados Unidos, la religión no solo está muy extendida sino que tiene una variedad inmensa: hay aproximadamente un 71% de cristianos, 6% de confesiones no cristianas —entre las que se incluyen un 2% de judíos y casi el 1% de musulmanes— y un 23% que no está adscrito a ninguna religión. De ese gran grupo de cristianos, el 25% son protestantes evangélicos, 21% son católicos, 15% son protestantes tradicionales y 6,5% son protestantes de congregaciones históricamente negras. Y está también el 1,6% que forman los mormones. Es decir, casi el 50% de los estadounidenses se consideran protestantes, y la mitad de ellos, evangélicos. Un habitante de cada cuatro representa una franja muy amplia, que se extiende por todo el país. Para complicar todavía más las cosas, muchas de las distintas confesiones protestantes —baptistas, metodistas, luteranos, presbiterianos— incluyen una mezcla de versiones evangélicas, tradicionales y de raíces negras.

Los evangélicos suelen recibir críticas feroces de los protestantes tradicionales, muchos de los cuales adoptan y defienden ideas políticas progresistas y de izquierdas. El activista LGTB y reverendo cristiano Brandan Robertson ha resumido así la conclusión que puede extraerse de la historia del evangelismo: “Se diría que apoyar a hombres poderosos, privilegiados e inmorales es una seña de identidad del movimiento evangélico moderno en Estados Unidos, porque los valores fundamentales que lo sostienen tienen sus raíces y su puntal en el patriarcado”.

 Pero Trump no solo tiene una afinidad ideológica y cultural con los evangélicos, sino que ha contado con la ayuda de algunos de sus dirigentes más destacados, como Franklin Graham, hijo de Billy Graham. Stephen Mansfield, autor del libro Choosing Trump, asegura que los blancos evangélicos votaron por Trump porque este consiguió el favor de sus poderosos líderes y estos, a su vez, instaron a sus seguidores a apoyarlo.

Por su parte Peter Wehber en su artículo para New York Times “ Why I Can No Longer Call Myself an Evangelical Republican” se aleja de estos evangélicos y su relación con la administración Trump. Analizando incluso las implicaciones geopolíticas pero también éticas y teológicas del apoyo incondicional a políticas contra los derechos humanos y civiles de los ciudadanos del mundo y de los Estados Unidos. Evangélicos que incluso han apoyado y elegido para el Senado de Alabama a Roy More acusado por nueve mujeres de violaciones incluso siendo estas adolescentes.

Definitivamente los blancos evangélicos son el único grupo demográfico que aprueba lo que ha hecho hasta ahora casi en su totalidad la Administración Trump.

Pero esa aprobación tiene límites. Pew Research publicó los resultados de una encuesta que contrastan con los de otra realizada en febrero de 2017, y, aunque el apoyo ha disminuido en todos los sectores, es llamativo que en febrero apoyaba a Trump el 78% de los evangélicos y ahora solo el 61%. Esa caída de 17 puntos es la mayor de todos los grupos, y un poco mayor que la de los republicanos moderados, cuya aprobación ha bajado 16 puntos y está ahora en el 55%. Según la encuesta, lo que causa más consternación entre sus partidarios es su estilo, en especial su uso de las redes sociales y su comportamiento poco profesional.

Existe otro factor tal vez más significativo, que es que la composición religiosa de Estados Unidos está cambiando, según el informe más reciente del Public Religion Research Institute (PRRI). Los jóvenes blancos cristianos —católicos, protestantes tradicionales y evangélicos— están dejando sus iglesias, por lo que la edad media de los fieles envejece. Hasta ahora, el ejercicio de una política identitaria para blancos le ha sido útil a Trump, pero los republicanos van a tener que ensanchar sus bases, porque el país es cada vez menos blanco y menos cristiano.

Esta nueva elección demuestra, además, que se lo van a tener que pensar dos veces antes de permitir las candidaturas de depredadores sexuales bajo el paraguas del partido. El escenario de toda la vida, en el que podían contar con suficientes votantes dispuestos a votar con la nariz tapada por cualquier viejo conservador blanco que les pusieran delante, tiene los días contados.

Se habla Español…

I

La Academia Cubana de la Lengua ACUL, “expresa su desacuerdo con la decisión” mantener la prueba de Español fuera de los exámenes para el ingreso a los Institutos Vocacionales de Ciencias Exactas (IPVCE), publica en su sitio oficial. El debate sobre la medida se generó días atrás, cuando Radio Guamá, emisora provincial de Pinar del Río, publicó una nota con el titular “Eliminado el Español de los exámenes de ingreso al IPVCE”, que cuestionaba que entre los exámenes de ingreso al IPVCE “Federico Engels”, no apareciera la lengua materna.

Este texto fue replicado por otros sitios dentro y fuera de Cuba, se compartió en las redes sociales y el periódico Granma preguntó sobre el asunto a Margarita McPherson, viceministra cubana de Educación, y Adalberto Revilla, director nacional de Secundaria Básica. Salió a relucir que la exclusión del examen se realizaba por segunda vez, puesto que inicialmente había ocurrido el año anterior. La Academia expone sus consideraciones en cinco puntos y propone variantes o “soluciones alternativas”:

 

II

Ante la medida tomada por las autoridades del Ministerio de Educación acerca de la eliminación del examen de Español como requisito de ingreso a los Institutos Preuniversitarios de Ciencias Exactas, la Academia Cubana de la

Lengua hace constar las siguientes consideraciones:

PRIMERO:
Sobre la base de principios fundamentales e irrenunciables acerca de la conveniencia de mantener una educación pública y laica, sin motivaciones económicas inmediatas que puedan sesgar su funcionamiento, con énfasis en el conocimiento y la ciencia, con un sentido de equidad que permita total acceso, y concebida como deber y derecho, hace ya varios años, los Ministerios de Educación y Educación Superior determinaron incluir el examen de español como requisito de ingreso a la universidad para todos los estudiantes que optaban por carreras, cualquiera fuera su índole, en el entendido de que como parte de los requerimientos profesionales imprescindibles se encuentra el dominio adecuado de la lengua materna.   Esta medida ha sido completamente justa y apropiada no solo dado el carácter patrimonial, identitario, simbólico y testimonial que la lengua materna tiene para todos los integrantes de una comunidad, sino también por la condición de habilidad profesional indispensable que el dominio de la lengua reviste.
SEGUNDO:
La competencia lingüística necesaria y suficiente de cada profesional para ejercer su especialidad con éxito no es equivalente, sin embargo, a contar con la capacidad para evaluar o tomar decisiones en temas lingüísticos que atañen a todos, para lo cual parece necesario el concurso de especialistas en la materia.
En los últimos años, en atención a criterios seguramente valiosos, aunque parciales, hemos asistido al abandono de la medición de la habilidad de dictado, fundamental para los profesionales; a la falta de estrategias efectivas en relación con el dominio de la lengua española, inversamente a la potenciación de las lenguas extranjeras, en particular el inglés; y a la falta de congruencia entre las posturas teóricas ante la lengua y las acciones prácticas en que ellas se manifiestan.
TERCERO:
Los instrumentos con que se cuenta evidencian, sin embargo, más allá de cifras y porcientos, manquedades reales en la formación de los futuros profesionales en cuanto a la ortografía y la distinción entre el código oral y el escrito, la capacidad para lograr una coherencia adecuada, sobre la base del manejo de los recursos cohesivos; la creatividad y disponibilidad de ideas para la construcción de textos; en resumen, que nuestros jóvenes aspirantes a carreras universitarias aún afrontan dificultades en el manejo de su instrumento expresivo, no solo ortográficas, sino de calidad de las ideas, de coherencia y cohesión, que demandarían una ejercitación mayor y más creativa, una evaluación más sistemática y consecuente, y, en particular, colocar la responsabilidad del conocimiento esencialmente en el propio alumno, en la medida en que ese aprendizaje se convierta en significativo para él. Los resultados, incluidos los obtenidos en el Español básico que se evalúa a los matriculados en los cursos para trabajadores y por encuentros como parte ya de su proceso formativo inicial, permiten afirmar que las medidas tomadas no han sido aún totalmente efectivas.
La preferencia por otras normas, los rasgos de inseguridad y los fenómenos de prestigio encubierto que revelan las investigaciones pudieran estar influyendo en la desatención de la lengua propia.
CUARTO:
La experiencia demuestra que mientras más independencia se da al estudiante, y más se le deja hacer, se toma en cuenta su opinión, o se reta su capacidad, más se desarrolla el joven, e incluso más disfruta lo que hace; en consecuencia, como se sabe que la posibilidad de pasar un examen para lograr un objetivo concreto se convierte en un incentivo para lograr habilidades lingüísticas como las comentadas, la decisión adoptada no favorece, más bien desestimula el interés del estudiante.
Las causas de la decisión parecen relacionarse con el rescate de los objetivos fundacionales de esos centros, la distribución de asignaturas por campos del saber, y la voluntad de dar mayor peso a las asignaturas específicas de interés del estudiante sin aumentar la cantidad de exámenes. Mientras existe un requisito de haber alcanzado 90 puntos en la Matemática y la ciencia específica seleccionada para poder optar por el IPVCE, no lo hay, en cambio, para la lengua.
Parece ocioso insistir en que la esencial fuente de conocimiento, que situamos en la observación, el estudio, la ciencia, una ciencia específica, la práctica… pasa necesariamente por una lengua: se piensa en esta lengua, se observa en la lengua, se trabaja en la lengua, se hace ciencia en la lengua. De ahí que si queremos formar científicos cabales no podamos descuidar este aspecto.
QUINTO:
Convendría pensar, entonces, en soluciones alternativas que respondan a los mismos objetivos: por ejemplo, que los estudiantes se examinen de Matemática e Historia en un primer nivel de selección, que sirva de filtro, y que para lograr el ingreso definitivo a la especialización examinen Español y la materia de su interés. También puede pensarse en un único examen con cuatro secciones de puntuación equitativa que sería calificado por los profesores de todas las materias. Otras ideas que contribuyan a mantener el requisito indispensable de lengua serían también valiosas.
Finalmente, en cualquier caso, la Academia Cubana de la Lengua expresa su desacuerdo con la decisión y reitera su disposición de colaborar, como lo ha venido haciendo, en cualquier empeño que contribuya al conocimiento y cultivo de la lengua propia.

La Habana, 15 de abril de 2018.
Junta de Gobierno

III

Pero ante estos argumentos, alerta la Academia, “parece ocioso insistir en que la esencial fuente de conocimiento, que situamos en la observación, el estudio, la ciencia, una ciencia específica, la práctica… pasa necesariamente por una lengua: se piensa en esta lengua, se observa en la lengua, se trabaja en la lengua, se hace ciencia en la lengua. De ahí que si queremos formar científicos cabales no podamos descuidar este aspecto”.

Para acceder ahora a los IPVCE se realizan pruebas de Matemática e Historia, y, a elección del estudiante, de Física, Química o Biología, explicó McPherson a Granma, quien añadió que en los exámenes restantes se evalúan la redacción y la ortografía. Las opiniones en las redes y medios de comunicación no son unánimes. Hay algunos a favor de la medida, pero en una encuesta en Cubadebate, el 75 por ciento de los votantes no apoya la eliminación del examen.

La junta de Gobierno de la Academia ofrece soluciones para reincorporarlo, como examinar Matemática e Historia en un primer nivel, que serviría de filtro. Para el ingreso definitivo, se harían exámenes de Español y la materia de su interés. Otra posibilidad, dicen, sería un único examen con cuatro secciones de puntuación equitativa que calificarían los profesores de todas las materias “Finalmente, en cualquier caso, la Academia Cubana de la Lengua expresa su desacuerdo con la decisión y reitera su disposición de colaborar, como lo ha venido haciendo, en cualquier empeño que contribuya al conocimiento y cultivo de la lengua propia”, termina.

Certificado para costillas puras….

Leyendo el muro de un amigo en Facebook me encontré con esto. Pensé que sus alucinaciones temporales o el pago de los impuestos al IRS le estaban j…el coco. Como decía mi abuela…cada loco con su tema, me decía la madre de mi madre.

El “tema” de Dios y las religiones, pero sobre todo los religiosos, siempre te deja la puerta abierta para  toda clase de locuras, vaya que cada loco siga con su tema…

Pero mi amigo no alucinaba. El mundo si alucina, resulta que una Iglesia esta vendiendo CErtificados de Virginidad, antes los había vendido de heterosexualidad. Imagino que un futuro les venda de sanidad mental.

Pueden leerlo aquí:

Certificado de Virginidad

Me llama la atención el interés por casarse con una “costilla”. Me gustan las costillas de cerdo empanadas con harina, pan rayado y huevo salpicada de sal y picante blanco, pero de eso a “casarme con una costilla pura”, las prefiero bien impuras, vaya con sabor…eso que se dice una “diabla moderna”, con lencería roja y negra y que escuche y baile con los Stones oyendo Simpatía por el Diablo.

Please allow me to introduce myself
I’m a man of wealth and taste
I’ve been around for a long, long year
Stole many a man’s soul to waste
And I was ‘round when Jesus Christ
Had his moment of doubt and pain
Made damn sure that Pilate
Washed his hands and sealed his fate…

Si, y ahora si me preocupo. Es importante mi virginidad. Como puedo demostrar que yo si soy virgen a mi costilla y no eso que dicen por ahí, un diablo moderno…washed his hands…Ya, sigo leyendo. Los hombres estamos exentos de probar nada. Solo tienen que pagar “las costillas”. Aunque eso de llamar “costillas” a las mujeres me parece que Dios tiene oscuros vicios de mal Chef…o de imitar a Jagger.

Ah…la Iglesia no se hace responsable por otras “cavidades”. (Sin aclarar…). Bueno si las cavidades no diseñadas para la procreación. Se entiende…A la distancia se requiere dos fotos de alta resolución, aunque no se especifica es probable  sean fotos de las cavidades creadas para la procreación himen mediante,   por favor ya saben costillas no enviar fotos de otras cavidades…por muy impuras que sean.

Existe hasta un comité de expertos, claro que valor tendría un certificado si no le emite un comité de expertos, una junta de profesores, o los sabios decanos. No se aclara si el comité lo integran costillas impuras, o puras, o son solo viejos pornógrafos.

Nada, tenia un lunes jodido, pero el post de mi amigo Leo, las impuras y la Iglesia me lo mejoró…