Then Play On.

Existen dos blues que al escucharlos crees oír supurar la tierra… fuego, aire, cielo  estrellado, esa esencia que nos hace ser lo que deseamos ser, amados, lo que solo logra la poesia…

Dos temas que  por si solos, inmortalizan el disco “Then Play On” de Fleetwood Mac. “Closing my eyes”  y  “Without you”. Tienen esa extraña virtud de la perfección. Y nos hablan (cantan) de las esencias, del amor, la perdida, la vida y la muerte. Bastan para que el LP sea un clásico de la música popular en el siglo XX.

“Closing my eyes”  se inicia con un pequeño acorde que se repite tres veces en do Mayor. Un tono sostenido de un órgano Hammond da entrada a la letra que tiene ese vago sabor del inglés medieval. Habla del compromiso entre dos personas que se aman. Entre realidad y deseos inalcanzables, se repite una vez el tema en guitarra acústica, primero… y otra en eléctrica. “Solo espero que cuando muera estés para que me cierres los ojos”. Un tema desgarrador y una musica profunda y florescente.

 “Without you” es un blues en toda su extensión como lo es el Mississippi. Aguas trasnsparentes y dulces como una mujer desnuda sobre la cama: tormenta y calma. Pero ahora esa mujer se ha ido. No sabemos si para siempre o solo por un par de segundos. Y, entonces, estamos solos, solos y lo peor con su memoria que aun traspira en las sabanas como el delta del Mississippi. Pero al final, poco importa, pues podemos vivir sin ella. O al menos con la esperanza que regrese.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *