LadyLands…

 

Cuenta la leyenda que durante las grabaciones de Electric Ladyland Hendrix recostaba su Fender Stratocaster. Blanca  en una esquina y la guitarra tomaba la forma de una mujer eléctrica, desnuda, caliente, húmeda…con un extraño olor a fuego…

Se recuerda la portada, censurada por muchos lares. Creo en otro de mis blogs alojados aquí…lo cerraron por esa portada…Nada, chicas eléctricas.

Después de Voodoo Child el rock murió. Y de muerte natural. Pero nadie lo noto y todavía ronda como las monjas-brujas de Loudun esperando ser poseídas por el viejo Mago, el Niño Vudú.

Ayer unos amigos, de esos que hoy sabemos dónde están pero mañana es imposible, decidimos juntarnos en una colorida azotea para anticipadamente celebrar el medio siglo del tercer disco doble de estudio de Hendrix. Electric Ladyland. El próximo octubre será difícil que todos estemos juntos.

Así que por adelantado, desde el silencio de la pequeña noche liquida, junto a las muchachas de los ojos egipcios y gitanos, vamos a escuchar de una pasada las 16 canciones, en versión remasterizada y digital.

Desde “…And the Gods Made Love” hasta “Voodoo Child (Slight Return”). Esperando que algo del pasado retorne.

Pero el pasado no regresa,  es solo eso,  memoria inoportuna del eterno retorno.

No regresa. Pero si se le invoca adecuadamente si regresan todas aquellas voces de los que se niegan a partir. Por ello a las tres de la madrugada lo intentamos con una guitarra junto a Hendrix. Y…

Todos los que lo han intentado alguna vez saben de lo que escribo. El resto no y lo siento. El águila sabe lo que es volar, las mariposas solo lo intuyen. Pero para los que saben por favor intenten los tres primeros tercetos de las notas del pentagrama de Voodoo, golpeen y corran, intenten hacer hablar a una guitarra eléctrica como en Still Raining, Still Dreaming…Entonces, quizá, sabrán de la jodida magia que hablo.

Entonces…llega la mañana, como siempre en un susurro, sin previo aviso…que cincuenta años son nada en la tierra de las chicas eléctricas…

 

 

Un comentario en “LadyLands…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *