Sin amor

“Sin amor” (Нелюбовь)) puede concluir como un canto de amor.

El filme del realizador por Andrey Zvyagintsev te muestra sin dobleces que le sucede a un individuo, a una familia, a una sociedad cuando prescinde del amor como proyecto de existencia y la sustituye por la ausencia de sentimientos o por valores superficiales motivos de angustia y desasosiego.

La trama es desoladora (como la puesta en escena de una Rusia de periferia, gris, postsocialista y precapitalista) la desaparición de un adolescente que vive en una familia disfuncional. Sus padres Boris (Aleksey Rozin) y Zhenya (Maryana Spivak) han perdido no solo su condición paternal, ya no saben quienes son…

El realizador hace un lento y desesperante recorrido por la fractura de unos individuos que se mueven como fantasmas, que se desenvuelven como seres alados arrojados a una realidad que les impone el peor de los crímenes: vivir sin amor. Tres generaciones que se miran y no se reconocen.

Al final la desaparición del adolescente funciona como una metáfora. Esa cinta de colores pasteles desteñidos que cuelga del árbol seco por el invierno…

Un filme devastador. Una gran película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *