La Habana para un Perro Difunto.

1

Hace unos días intercambiaba con un par de amigos mexicanos por Twitter sobre literatura cubana, creen, mejor les han hecho creer desde la metrópoli que la literatura cubana es Leonardo Padura y Pedro Juan Gutiérrez.

No les bastó lo que les dije por la red social del pajarito azul, insistieron y me acaban de enviar la novela “Carne de Perro” de Pedro, con la vana esperanza de salvar mis gustos literarios y demostrar cuan equivocado estoy en descartar la lectura de los “mayores escritores” de Cuba.

El mercado manda. Cuatro Estaciones y Trilogía Sucia de La Habana, son para ellos no solo los mejores libros escritos desde La Habana, son La Habana para un Perro Difunto.

Extraña hipertextualidad la de ambos novelistas: mujeres-carne-de-perro y hombres-que-aman los-perros. Del libro de Pedro, no pude pasar de la primera página, cuando cita una de mis lecturas predilectas:

Todo el mundo está dividido en dos partes

De las cuales una es visible y la otra invisible

Aquello visible no es sino el reflejo de lo invisible.

Zohar 1, 39.

2

No pude continuar con “Carne de Perro”.  Aunque si leí dos veces la historia de Mercader…Entonces. Me serví un vodka doble con sumo de naranjas y bese en la frente a mi hija más pequeña (tiene mucha suerte).

Busque en mi librero y me puse a repasar al azar las “haMidrash haNe’elam” del Zohar, los comentarios perdidos, la relación del ego con la oscuridad, el Midrash que me relaciona con La Habana y todo el Universo, una ciudad más abierta, menos sórdida pero más oscura que la descrita en la novela, mi alameda Santa Catalina roja,  loca y perfumada de Framboyanes en Flor, mi cine de barrio en ruinas y mis mujeres que no son  –por suerte-   carne de perro como las de Pedro.

PD

Estoy regalando un ejemplar de “Carne de Perro” y otro de “El hombre que amaba los perros”. Contactar.

 

6 opiniones en “La Habana para un Perro Difunto.”

  1. De acuerdo, ese realismo sucio de de PJG, es asqueroso , no literatura, el regueton de los libro. Lei , a duras penas , El rey de La Habana, a raiz de la polemica sobre la pelicula , y todavia tengo mal sabor en la boca , de las arqueadas que me produjo. Se lo envie en formato digital a una amiga, y no paso de la primera pagina.
    En cuanto a Padura , lo considero un buen escritor, pero no para el Premio Nacionalde Literatura, como ya ocurrio , por encima de otros que a mi modesto entender lo merecen mas que el.He leido todo , o casi todo lo que ha publicado, y se disfrutan , por lo iconoclasta , pero hasta ahi. En cuanto El hombre que amaba los perros , lo considero interesante ,por la informacion veridica que ofrece sobre Trosky y su asesino, pero hasta ahi.
    Por cierto, cuando se edito el libro , para la Feria del Libro, las edicion completa fue secuestrada en los almacenes de la Imprenta Alejo Carpentier, y salio de alli con destino desconocido. No es una bola CR, me lo conto el jefe de almacen de alli en ese entoces, que es mi hijo.El propio Padura lo semireconocio en una entrevista , cuando dijo que las cifras de edicion y de libros presntados nocoincidian , y nunca se se vendio en librerias.

  2. Gracias por comentar. Conocía lo del libro de Padura en la Feria, Pedro creo casi no se publica en Cuba.
    Al final, si quieres leer, o conocer, censurar algo hoy en día es muy difícil. Menos un libro.
    El Hombre que amaba los perros es muy buena novela, pero la siguiente Herejes es casi imposible de leer.

    1. Vuelvo a coincidir ,la tengo en formato digital , empezada y abandonada antes de la pagina 50 , sin motivaciones para reanudar su lectura. Es que el metodo se repite: el paralelismo entre epocas. Herejes , La novela de mi vida y El hombre que amaba los perros tinen el mismo esquema. Cuando quitas la recreacion historica , no queda casi nada

      1. Si, igual el mismo esqueleto con otras historias, además Umberto Eco es italiano, no cubano, y lo que sabia Eco, no lo sabe Padura ni en sus mejores días de pelotero, para entrar en el complicado mundo de los herejes…gracias por comentar.

  3. En las dos últimas ferias ha llegado, (al menos a mi pequeño pueblo) los libros de Pedro Juan, extrañada por cierto. Y sí he pasado de sus primeras páginas lo suficiente para debatir con una amiga común, que no creo que esa sea la habana, la parte maloliente y sucia, la escabrosa…pero escribir mal de Cuba vende, no por gusto Pedro Juan fue un desconocido hasta el otro día. Me pregunto muchas veces porque no se imprimen si es la cuestión monetaria, libros que a mi criterio los niños y jóvenes deben leer, quizas con menos páginas inclusive. Luego vienen a quejarse que nuestros niños no leen..como hacerlo?…Ah!!..si, con suerte pagando a sobre precio en una librería uno de ellos. Por suerte para algunos nos llegó el mundo digital y así conocí al tipo de los perros, junto al desconocimiento de parte de su historia. Padura tuvo su momento -lo creo- hace muchos años cuando era una adolescente y sus 4 estaciones me parecieron una lectura interesante. Luego cuando el tiempo se volvío oro, y exigí más, Padura se me convirtío en un Corin Tellado y una historia reforzada.
    Y si este Jesús es el que creo, sabe que llevo razón.

  4. Vivian igual. Padura de la Historia de Heredia, la I Republica y la II Republica. “La novela de mi vida”, resulta de lo mejor del escritor cubano, lo demás me sucede como a ti, refrito de lo mismo y lo mismo. Havana SA. El nombre de la capital cubana vende, si es en inglés vende más.

    Gracias por escribir y comentar. Se extraña a las musas de aquel sitio y aquella revista repleta de mujeres hermosas e inteligentes, se hecha de menos su poesía y sus ojos trasparentes como los amaneceres en todos los parques de Cuba.

    Hay otra extensa literatura nacional que no se lee, me viene a la memoria Chely Lima o Néstor D. D. Villegas, que pueden servir de contrapeso a los Juan y Pedro…. y Padura y sus muchos imitadores.

    Un beso para ti, y tu bello hijo.

    Ah….post data….

    Por el Todo…gracias por las palabras…

    Y gracias a la wifi me he reencontrado con un musa-macho que me hace repetir mentalmente para él: ..sal de la oscuridad. Definitivamente. Haz restallar el látigo mágico que quiere morder en la piel de los malos mercaderes…y me salta la ilusión de igualmente ver amigos lejanos y tangiblemente inabrazables y un gato sube a mi tejado maullando como un perro arrepentido y entre animales anda el juego. Todo un circo. Lagartijas que viven en mi balcón; ranas saltarinas que me hacen dar gritos y fajarme con ellas a escobazos y un sapo tosco que se aferra a vivir bajo mi escalera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *