Future Baby

Hablando en familia sobre los últimos avances de la genética y la fertilidad asistida mi hija me recomendó viera el documental “Future Baby” de la cineasta Maria Arlamovsky. Al terminarlo quedé impactado. Imagino que como siempre el futuro tiene la última palabra.

¿Se están convirtiendo los bebés en una mercancía?

Esa es una de las inquietantes preguntas planteadas por FutureBaby, el informe de primera línea de Maria Arlamovsky sobre el estado de la medicina reproductiva.

La cineasta viajó por el mundo para hablar con personas directamente involucradas o afectadas por el nuevo mundo de la “fabricación de bebés”, entre ellos médicos, investigadores, pacientes y donantes de óvulos. Desde las observaciones microscópicas de la fertilización in vitro hasta la dinámica de la sala de parto enmarañada de un embarazo sustituto, la cineasta ha compilado una visión amplia e incisiva de las formas en que está cambiando un aspecto fundamental del ser humano. La pro-creación humana.

Tanto los proselitistas como los escépticos figuran en el bien realizado documental elegantemente filmado, cuyas múltiples perspectivas contribuyen a un estudio revelador e inquietante.  Más allá de la mecánica y la economía de los diversos procedimientos, Arlamovsky está excepcionalmente en sintonía con las emociones a menudo desgarradoras de cada situación, ya sea el anhelo angustiado de una mujer de 49 años de edad o la tristeza del alma de una veinteañera al desconocer la identidad del esperma que la trajo al mundo.

El padre del perdedor seguirá siendo siempre un misterio.

Siguiendo la ruta del turismo de fertilidad, el director habla con una pareja alemana en su última visita a una clínica española, un retrato desgarrador de ansiedad, esperanza y negación, y rastrea el progreso transfronterizo de la fertilidad asistida. Un negocio multimillonario, con proporciones éticas y sociales, culturales y religiosas.

Se escuchan a futuros padres estadounidenses y su deseo de un futuro. Una madre sustituta mexicana que lleva al hijo de estos estadounidenses, un producto del esperma del marido y el óvulo de una “modelo brasileña de 19 años”, como la describe la esposa.

El aspecto de “compra de la medicina reproductiva” se manifiesta con claridad: las parejas obtienen préstamos para los procedimientos,similares a la financiación de las mejoras para el hogar.

En las llamadas telefónicas urgentes con los clientes, las clínicas ofrecen discursos de ventas en forma de consejos médicos; a pocos metros de donde una mujer mexicana de bajos ingresos acaba de dar a luz a su hijo, que una pareja estadounidense espera sonriente para llevar a casa ante la cámara de video de un médico que ofrece un respaldo promocional de los servicios de la clínica.

La división de clases está implícita en los diversos escenarios de la película, pero solo Carl Djerassi (quien falleció en 2015) aborda el asunto directamente en términos de acceso y cobertura de seguro, de universalización de la fertilidad asistida. Hablando en su oficina de Viena, el desarrollador de la píldora anticonceptiva también sugiere una forma radical para que las mujeres jóvenes se liberen de sus relojes biológicos.

Pero el radicalismo delfilme está en el ojo del espectador. Arlamovsky equilibra las declaraciones de los clínicos con las preguntas y las interrogantes del bioético Carmel Shalev  o la socióloga Barbara Katz-Rothman.

El primero ilumina la forma en que el tener un hijo se ha transformado de “deseo de tener derecho al derecho”. Katz-Rothman suena una alarma sobre el aspecto de ingeniería genética de esta forma emergente de consumismo, y la normalización de las decisiones sobre las cuales las vidas son dignas de ser creadas. Las consideraciones cosméticas, médicas y la selección de género son cada vez más aceptadas, y defendidas por los médicos que manipulan el cigoto. Los comentarios de la socióloga tienen una claridad potente, especialmente cuando se centra en la ilusión de control, un subproducto de las tecnologías reproductivas.

Katz-Rothman nos recuerda la “gran posibilidad” involucrada en traer un niño al mundo. Desde una perspectiva diferente, también lo hace una pareja de Nueva York encantada, pero comprensiblemente cansada, cuya apuesta por la subrogación maternal dio como resultado trillizo. Por ello la película de Arlamovsky le da a uno de sus adorables bebés la última palabra del documental.

Producción: Nikolaus Geyrhalter Filmproduktion
Director-guionista: Maria Arlamovsky
Productores: Nikolaus Geyrhalter, Markus Glaser, Michael Kitzberger, Wolfgang Widerhofer
Director de fotografía: Sebastian Arlamovsky.
Editor: Natalie Schwager
Compositores: Vincent Pongracz, Alana Newman
Ventas: Autlook Filmsales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *