Whitman 200. Arte y Democracia.

Oh Capitán, mi capitán…

Whitman es un fundamento de la literatura y el poeta más misterioso y a la vez popular de la modernidad. Haríamos bien en preguntarnos, aprovechando este bicentenario del autor de Hojas de hierba, por qué de vez en cuando la literatura produce esas obras casi sobrenaturales que se inscriben en la historia de una forma ineludible. Puede que Whitman, como Dante o como Tolstói, supiera que la literatura funda la ilusión de la espiritualidad, de las emociones vivas, sin la cual los seres humanos nos sentimos desamparados.

Babelia

Ese desamparo que solo cura la belleza, el arte y las palabras de un viejo gringo barbado, del norte…abierto y brutal.

Al ser asesinado en 1985 Lincoln le compuso su extraordianrio: Oh Capitán, mi capitán…

Mi capitán no contesta, sus labios siguen pálidos e inmóviles,
Mi padre no siente el calor de mi brazo, no tiene pulso ni voluntad,
La nave, sana y salva, ha arrojado el ancla, su travesía ha concluído.
¡La vencedora nave entra en el puerto, de vuelta de su espantoso viaje!
¡Oh playas, alegraos! ¡Sonad, campanas!
Mientras yo con dolorosos pasos
Recorro el puente donde mi capitán
Yace extendido, helado y muerto.

Ya diez años antes logró todas las atenciones y tensiones de los suyos, escribió Hojas de Hierba, donde al tiempo que alaba la consideración y regusto personal, celebra su amor por la naturaleza, el gusto sobrenatural por lo espiritual.

Hojas de hierba fue considerado libro obsceno por su abierta sexualidad y su lenguaje… En Cuba a WW lo presenta nada mas y nada menos que el Maestro, José Martí. Además en la Isla otros lo han glosado magistralmente: Gastón Baquero, José Rodríguez Feo y Beatriz Maggi. Walt es como Homero y Dante, un poeta que hace de la vida excelencia. De la vida y los hombres juntas grandezas y pequeñeces.

La mejor carta de presentación entre nosotros continúa siendo la de Martí en su extraordinario «El poeta Walt Whitman». Martí muestra su contrariedad ante «los que son incapaces de entender la grandeza del norteamericano»; pues Whitman «Quiere puertas sin cerradura y cuerpos en su belleza natural; cree que santifica cuanto toca, y halla virtud a todo lo corpóreo»; hasta más adelante añadir sobre su admirado observador de la Naturaleza: «Siente un placer heroico cuando se detiene en el umbral de una herrería y ve que los mancebos, con el torso desnudo, revuelan por sobre sus cabezas los martillos, y dan cada uno a su turno».

«La verdad es que su poesía, aunque al principio causa asombro, deja en el alma, atormentada por el empequeñecimiento universal, una sensación deleitosa de convalescencia. Él se crea su gramática y su lógica: él lee en el ojo del buey y en la savia de la hoja: “Ese que limpia suciedades de vuestra casa, ese es mi hermano”. Su irregularidad aparente, que en el primer momento desconcierta, resulta luego ser, salvo breves instantes de portentoso extravío, aquel orden y composición sublimes con que se dibujan las cumbres sobre el horizonte».

Juego de Tronos y la realidad.

Uno de mis alumnos me preguntó mi parecer sobre la recién finalizada serie “Juego de Tronos”. No supe que contestarle pues no he visto la serie completa, quizá algunos capítulos por separado de la penúltima temporada o de las dos primeras, seguro impulsado por la feroz campaña publicitaria de los realizadores, productores y patrocinadores.

Por lo tanto, soy incapaz de opinar.

Incluso las revistas y diarios que leo, algunos de los cuales no suelen incluir debates sobre el mundo cultural mucho menos de las series de la televisión, se han hecho eco del cierre de temporada de “Juego de Tronos”. Voy por las doscientas lecturas sobre el tema, el «marketing» es sencillamente brutal. Desean que veas «Juego de Tronos» a sotavento de convertirte en un paria televisivo.

Para dar una respuesta cuasi lógica o tal vez para salir del paso, como dice mi abuelita, a mi estudiante interrogador solo se me ocurre remitirlo a uno de mis recientes post…

Comentarle a priori que veo a los verdaderos reyes y reinas que están en los tronos y no me gustan para nada, no ya en la ficción, sino en los tronos y los juegos dentro de la realidad.

Le recomendé entonces que fuera al cine y se deleite con la deconstrucción cinematografica de un Neo Duce, el magnate de la televisión chatarra, un italiano de nombre Silvio. Con un Rey, un Trono, un Reino y en vez de dragones mucha cocaina y chicas desnudas.

No obstante de todo lo leído lo más jocosamente hispano, casi literario-histórico y politicamente incorrecto lo ha escrito David Jiménez Torres en el diario «El Mundo».  Les copio un párrafo…

“Dicho esto, resulta fácil llevar una ficción tan pródiga en personajes, tramas y matices hacia el propio terreno ideológico; al menos, tan fácil como reírse de las lecturas políticas de una serie con zombis y dragones. Pero parte del placer de la cultura está en su exégesis: llevamos cuatro siglos debatiendo cómo leer el Quijote y disfrutándolo más por ello. Y, por otro lado, Juego de Tronos ha insistido en una tesis que va más allá de las habituales banderías: que la Historia no tiene fin, que el conflicto nunca desaparece y que podemos engarzar unas tramas con otras, pero no aspirar a la conclusión de todas, sobre todo si esto viene de la mano de un mesías. Una tesis así iba a hacer extraño cualquier final. Y tampoco ayuda que la serie nos haya gustado tanto”.

Es probable…opino.

Si David…una real lastima:

… que esas caricaturas existieran y que gobernaran los destinos de millones de personas”

Silvio (y los otros)

La crtica no es unanime con el nuevo filme del aclamado director Paolo Sorrentino ( ganador del Oscar por La gran belleza y autor de películas como La juventud, Il Divo y del fenómeno televisivo ‘The Young Pope’) para acercarse a la extravagante y polémica figura de Silvio Berlusconi.

Toni Servillo, ganador del premio Donatello por La gran belleza y protagonista de Viva la libertad o Il Divo entre otras, interpreta a un Silvio Berlusconi en plena decadencia, al comienzo de su declive en el año 2000 y cada vez más acorralado por las historias sobre sus peculiar forma de vida y sus turbias conexiones con la mafia. Completan el reparto Elena Sofia Ricci (Tenía algo que deciros), Ricardo Scamarcio (John Wick: Pacto de sangre), Kasia Smutniak (Perfetti sconosciuti), Fabrizio Bentivoglio (El capital humano) y Anna Bonaiuto (El cartero y Pablo Neruda) entre otros. ”

Silvio Berlusconi (Toni Servillo) se encuentra en el momento más complicado de su carrera política, recién salido del gobierno y con las acusaciones de corrupción y de sus conexiones con la mafia a punto de llegar a los juzgados. Sergio Morra (Riccardo Scamarcio) es un atractivo hombre hecho a sí mismo que sueña con dar el salto de sus cuestionables negocios de provincia a escala internacional. El camino más rápido para conseguirlo es acercarse a Silvio, el hombre más poderoso de Italia. Para Sergio solo hay una manera de llamar la atención de Il Cavaliere: las fiestas, las velinas, las extravagancias y el exceso.

‘Silvio (y los otros)’ me recuerda igual que otro cinefilo -gusto por el exceso y el desenfreno- al Martin Scorsese del ‘El lobo de Wall Street’.

«Una deconstrucción del «monstruo» caricaturesca y grotesca del poder absoluto que corrompe absolutamente (Aron dixit) objeto central del filme sobre el infame Silvio Berlusconi, imperio heredado de Benito, grandilocuente y fascista, de la sordidez y la mala praxis política.

«En Silvio (y los otros) —montaje internacional de lo que originalmente es un díptico: Loro y Loro 2—, Paolo Sorrentino recupera el himno y reconstruye, a su particular manera, un vídeo electoral, pero lo que transmiten sus imágenes, bajo el subrayado de que todo es una supuesta sátira feroz, no es lo mismo que transmitía la película de Gandini: palpita una extraña fascinación por ese imaginario hipersexualizado de velinas loando al amado líder.»

La seduccion de la videocracia.

https://elpais.com/cultura/2019/01/02/actualidad/1546454815_544059.html



Carta de tolerancia.

John Locke  (Wrington, Somerset, 29 de agosto de 1632-Essex, 28 de octubre de 1704) fue un filósofo y médico inglés, considerado como uno de los más influyentes pensadores del empirismo inglés y conocido como el «Padre del Liberalismo Clásico».

Influido por las ideas de Francis Bacon, realizó una importante contribución a la teoría del contrato social. Su trabajo afectó en gran medida el desarrollo de la epistemología y la filosofía política, sus escritos influyeron en Voltaire y Rousseau, pensadores de la Ilustración francesa, así como los revolucionarios estadounidenses. Sus contribuciones al republicanismo clásico y la teoría liberal se reflejan en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y la Declaración de Derechos de 1689.

La teoría de la mente de Locke es frecuentemente citada como el origen de las concepciones modernas de la identidad y del yo, que figuran prominentemente en las obras de filósofos posteriores como Hume, Rousseau y Kant. Locke fue el primero en definir el yo como una continuidad de la conciencia. Postuló que, al nacer, la mente era una pizarra o tabula rasa en blanco. Al contrario de la cartesiana —basada en conceptos preexistentes—, sostuvo que nacemos sin ideas innatas, y que, en cambio, el conocimiento solamente se determina por la experiencia derivada de la percepción sensorial.

La primera de las libertades reivindicadas en la época moderna fue la libertad religiosa, que dentro de la dialéctica del pensamiento liberal puede considerarse no sólo como la primera en el tiempo, sino también como la raíz del desarrollo de las demás libertades. A su vez, en el seno de la idea de la libertad religiosa, la Carta sobre la Tolerancia de J. Locke, publicada por primera vez en 1689 y 1690, marca un hito de primer rango. Se trata de uno de esos libros breves que, al igual que El Príncipe de Maquiavelo o el Manifiesto Comunista de Marx y Engels, están destinados a ejercer una decisiva influencia histórica. Aparte de su significación universal, la Carta es altamente representativa del pensamiento político inglés en una de las etapas más interesantes de su historia.

Siempre que veo el mar del norte, leo el librito de Locke. Te hace sentir…libre.

Syn61

Un grupo de científicos de Cambridge, en Reino Unido, creó el primer organismo vivo del mundo con un código ADN completamente rediseñado.

La bacteria, denominada Syn61, es una versión artificial de la bacteria E. coli que vive en el intestino. Su código genético fue alterado y rediseñado significativamente. El objetivo es que este organismo de ADN sintético allane el camino para las bacterias de diseño que podrían fabricar nuevos catalizadores, medicamentos, proteínas y materiales. El hito científico fue aclamado por académicos y expertos en genética. George Church, de la Universidad de Harvard, calificó la creación como un «descubrimiento importante», mientras que el profesor de biología sintética del Imperial College, Tom Ellis, afirmó que el trabajo es «impresionante».

Las 4 millones de letras genéticas que contiene el Syn61 hacen de este el genoma completo más grande en ser sintetizado desde cero. El trabajo de los ingenieros del genoma fue parecido al programa de mantenimiento de un ingeniero ferroviario, reemplazando el genoma de la bacteria E. coli por partes, sección por sección, en lugar de hacerlo todo de una vez. Así, las letras fueron ordenadas en segmentos cortos antes de ser ensambladas en longitudes de medio millón. «El cromosoma bacteriano es muy grande», afirmó a la BBC el líder del equipo, Jason Chin. «Necesitábamos un enfoque que nos permitiera ver qué había fallado si hubiera habido errores en el camino», agregó.

Después de que cada segmento de medio millón de letras fuera probado en bacterias parcialmente sintéticas, los científicos unieron los ocho segmentos y crearon el organismo Syn61. La estrategia fue más cautelosa que la utilizada por el bioempresario Craig Venter, quien en 2010 diseñó la bacteria parcialmente sintética Mycoplasma laboratorium basada en el pequeño organismo Mycoplasma genitalium.

En 2010, el bioempresario Craig Venter diseñó la bacteria parcialmente sintética llamada Mycoplasma laboratorium basada en el pequeño organismo Mycoplasma genitalium. «Ese fue un hito», recuerda Tom Ellis. Sin embargo, según el profesor de Imperial College, la investigación consumió durante muchos años los esfuerzos de un instituto creado, administrado y nombrado por Venter.

La nueva creación fue realizada por un pequeño equipo en el mundialmente famoso Laboratorio de Biología Molecular de Cambridge (LMB) y, según el doctor Chin, podría fácilmente ampliarse a genomas más grandes en cualquier laboratorio bien equipado. En el proceso, el equipo liderado por Chin encontró solo cuatro errores en los cuatro millones de letras genéticas sintetizadas y se corrigieron fácilmente. Pero las ambiciones del doctor Chin van más allá de romper récord de cromosomas.

El nuevo genoma también ha sido recodificado. Este es un primer paso para permitirle a los biólogos sintéticos incorporar componentes en biomoléculas que no existen en la naturaleza. Los 4 millones de letras genéticas que contiene el Syn61 hacen de este el genoma completo más grande en ser sintetizado desde cero. El código del ADN contiene instrucciones para la célula sobre cómo ensamblar proteínas, las biomoléculas primarias de un cuerpo. Así como el ADN está compuesto de cadenas de elementos de ácido nucleico único, las proteínas están hechas de cadenas de aminoácidos simples.

La naturaleza tiene una paleta de 20 aminoácidos, como los denominados serina, leucina y alanina, entre otros. Su química dicta las propiedades de la proteína que producen, desde el cabello hasta las proteínas musculares y las enzimas del estómago. Pero aunque la naturaleza solo se basa en 20, el código de ADN podría alojar hasta 64. El biólogo Francis Crick, quien trabajó en la investigación de LMB desde sus inicios, calificó esto como un «accidente congelado». Como resultado, muchas de las «palabras» o codones del ADN conducen al mismo aminoácido. Hay seis formas, por ejemplo, de escribir las instrucciones para el aminoácido llamado serina, que Chin considera un desperdicio.

«Hemos eliminado algunas de las duplicaciones en el código natural para hacerlo más eficiente», explica uno de los colegas de Chin, Julius Fredens, quien supervisó gran parte del trabajo detallado en el laboratorio. «Esta fue una transformación realmente radical», explica Chin.

Y aunque esto puede sonar como un nuevo mundo molecular, el doctor Chin dice que no debemos estar asustados. «La gente tiene preocupaciones legítimas», dice. «Todo lo que inventamos tiene un doble uso. Pero lo importante es que tenemos un debate sobre lo que debemos y no debemos hacer. Y que estos experimentos se realizan de manera bien controlada», afirmó.

Tomado de la BBC Mundo.

Oh Dylan…El pasado no pasa tan rápido aquí.

Y Dylan comentaba:

«El pasado no pasa tan rápido aquí».

En “Oh Mercy” Dylan fue capaz de crear una perspectiva nueva que tomaba en cuenta todas las preocupaciones revolucionarias, existenciales, apocalípticas y humanas que se adentrarían en su voz narrativa desde ese momento, una mirada al futuro desde el pasado.

Resulta que con “Oh Mercy” se había puesto cómodo en la piel de este nuevo anciano, de voz ronca, respiración difícil y visiones de astros y mujeres que se rompen y reconstruyen.

Decía:

“Todo está roto, o se ve así, astillado, roto, en necesidad de reparación. Las cosas se rompen, luego se vuelven a destruir, se convierten en otra cosa, luego se rompen de nuevo”.

La crítica reconoció en “Oh Mercy” uno de los mejores trabajos de los ochenta.

Treinta años después el álbum se ve como un monumento a la profundidad de Bob Dylan.

El disco no solo se convertiría en un clasico, aunque no tuvo el gran impacto de su producción en los años sesenta, pero, de nuevo, Dylan y solo Dylan, pudo haber construido algo misteriosamente convincente y peligrosamente siniestro, desde “Political Song” hasta “Shooting Stars”.

Una vez más, muchos dudaron si tendría otro gran álbum y una vez más Bob los desmintió, la voz de Dylan se hacía vieja y dura, pero su lirica volaba desde la política hasta las estrellas, hablando del amor, de la vida y las cosas rotas.

Quieren escuchar una obra maestra…

Siéntense en el borde del mar, montando una bicicleta, esperando que salga el sol y escuchen: “Man in the Long Black Coat”.

Crickets are chirpin’ the water is high
There’s a soft cotton dress on the line hangin’ dry
Window wide open African trees
Bent over backwards from a hurricane breeze
Not a word of goodbye not even a note
She gone with the man in the long black coat

Somebody seen him hangin’ around
At the old dance hall on the outskirts of town
He looked into her eyes when she stopped him to ask
If he wanted to dance he had a face like a mask
Somebody said from the bible he’d quote
There was dust on the man in the long black coat

Preacher was talking there’s a sermon he gave
He said every man’s conscience is vile and depraved
You cannot depend on it to be your guide
When it’s you who must keep it satisfied
It ain’t easy to swallow it sticks in the throat
She gave her heart to the man in the long black coat

There are no mistakes in life some people say
It is true sometimes you can see it that way
But people don’t live or die people just float
She went with the man in the long black coat

There’s smoke on the water it’s been there since June
Tree trunks uprooted beneath the high crescent moon
Feel the pulse and vibration and the rumbling force
Somebody is out there beating on a dead horse
She never said nothing there was nothing she wrote
She gone with the man in the long black coat

Escucho “Man In The Long Black Coat” sentando al borde del infinito océano que se torna con aguas grisis anunciando la proxima lluvia del norte, nunca me aburro, nunca temo a los hombres de los largos abrigos negros.

“Oh Mercy” es el disco de Dylan que más veces he escuchado y probablemente uno de los que más me ha gustado. Acabo de comprar la edición remasterizada del 30 aniversario, un regalo para mí y para mis hijas que no lo han escuchado, un disco de la madurez creativa, de un hombre que escucha y se hace viejo.

EL ALBUM

Uno

1. «Political World» March 8, 1989 (overdubbed March 21 and April 8, 1989) 3:43
2. «Where Teardrops Fall» March 21 and 22, 1989 (overdubbed April 15–16, 1989) 2:30
3. «Everything Is Broken» March 14 or 15, 1989 (overdubbed April 1 and 3, 1989) 3:12
4. «Ring Them Bells» March 7, 1989 (overdubbed April 6, 1989) 3:00
5. «Man in the Long Black Coat» March 29, 1989 (overdubbed April 4, 1989) 4:30

Dos


1. «Most of the Time» March 12, 1989 (overdubbed April 19, 1989) 5:02
2. «What Good Am I?» March 7, 1989 (overdubbed April 7, 1989) 4:45
3. «Disease of Conceit» March 8, 1989 (overdubbed April 1989) 3:41
4. «What Was It You Wanted» March 21, 1989 (overdubbed March 24 and April 3, 4 & 10, 1989) 5:02
5. «Shooting Star» March 14 or 15, 1989 (overdubbed April 1–3, 1989) 3:12

“Historia de la Verdad y una Guía para Perplejos”

El filósofo Peter Sloterdijk en una extensa entrevista al diario espanol «El País» nos explicaba que “la vida actual no invita a pensar”. Y, pensar es una de las pocas formas de (re)encontrarse con la verdad, en las sociedades actuales donde la introspección, el silencio y el gusto por el conocimiento (camino para la verdad) se diluye en la superficialidad o la letania del discurso político, inclusive en la banaliad de las narraciones culturales locales sin respuestas pausibles a las grandes interrogantes humanas perdidos en sus intrascendetes batallas, pensar es una necesidad individual mas que nunca en un complejo y sofisticado mundo global.

El autor del libro, “Historia de la Verdad y una Guía para Perplejos” Felipe Fernández-Armesto, nació en Londres en 1950 y estudió Historia en la universidad de Oxford, en cuya Facultad de Historia Moderna desarrolló su carrera profesional de 1981 a 2000, cuando se trasladó a la Universidad de Londres para ocupar la cátedra de Historia Mundial y Medioambiental del Queen Mary College.

El autor clasifica todas las maneras de entender la verdad bajo cuatro categorías, cada una de las cuales representa la tendencia dominante de una fase o período. Una revelación del libro es que las cuatro categorías de verdad siempre compiten o cooperan entre sí. El resultado muestra cómo el modo de concebir la verdad interactúa con los mundos que habitan los individuos, sin por ello separarse de una tradición universal.

Este es un libro sobre la verdad en la sociedad, no sobre lo que los individuos, aun los más perspicaces, entienden por verdad. Aunque los «grandes pensadores» desempeñan un gran papel, aquí sólo se evocan con motivo de teorías que inspiraron aprobación, promovieron consensos o se infiltraron en la sabiduría heredada. Para los propósitos del autor, el interés de las técnicas de búsqueda de la verdad no reside en su eficacia, sino en cómo se institucionalizaron.

Felipe Fernández-Armesto traza cambios y continuidades en la historia de los conceptos de verdad mediante ejemplos de casos o episodios, grupos o individuos, descritos en sus circunstancias reales, en intervalos a lo largo de toda la historia y de la geografía humana, desde las técnicas de las sociedades primitivas hasta los sistemas de los grandes filósofos; desde la construcción de las pirámides hasta el arte cubista; desde el espiritismo hasta la ciencia.

Una apasionante lectura para (todos los) nuestros tiempos.

Santa María del Mar

A mi madre.

Milenio después de su construcción, después de su destrucción las Catedrales son signos de los tiempos: de paz, de fuego, de luces, mosaicos de colores. De magia, sugerencias amo-bióticas y banalidad.

Útero materno. Oscuridad y calor. Promesa de amor y luz. Siempre.

No creo en la Iglesia, en sus gentes arrodillas sintiendo culpas y pecados que les sujetan la vida y la esperanza, sin embargo sí creo en las piedras convertidas en sinfonías humanas, en lo sublime del hombre. Su compromiso con lo elevado, lo bueno, la belleza y el amor.

Uno de mis lugares preferidos es la Santa María del Mar, en Barcelona. No sé por qué. Me recuerda a mi niñez. Es probable, pero no posible. Las Iglesias de mi barrio natal eran rebuscadas, barrocas, estériles, casi todas oscuras a pesar de estar rodeadas de la luz tropical. Nada que ver con la predisposición a la luminosidad de los vitrales del Gótico Ibérico, al misterio de la Alquimia, lo que dice el libro oculto…y no leído.

Santa María del Mar me recuerda esa Ascensión personal, la única ascensión mística posible, desde lo Oscuro a la Luz.

Santa María del Mar, me recuerda aquella Luz. Dar a Luz. Alumbrar. Misterio de la maternidad. De la matriz que nutre y transporta Vida.

Los Jesuitas en La Habana optaron porque su Iglesia estuviera cercana igual al azul del mar caribeño, pero sus muros son más bien opacos y grises, reflejo de su estructura vertical y su militancia militar. Queda poco espacio para la Madre, para mamá.

Acá… es lo contrario, la catedral es vagina purpura y dilatada, dolor sagrado a parto… Santa María del Mar, en Barcelona, me eleva a la Luz y me recuerda a cada una de las madres de mi vida.