G+ adiós…poeta, gurú y un milagro.

La desaparición de una red social no tiene que sentirse como algo personal, algo que le sucede a un Ser real, esos que con el tiempo y las lecturas uno construye un misterio de cien años de complicidades.

Desapareció G+, la red social de Google, y con ella he perdido el contacto casi a diario con un poeta, un gurú y alguna que otra chica hermosa.

Cierto que una red social no es la realidad, muy cierto, pero a veces, solo a veces, la realidad entra a las redes sociales…

 

1

Averigua si el genio de Srinivasa Aiyangar Ramanujan, creía que su dominio matemático le venía de su mente, o de su diosa familiar.

2

Cuando en un milisegundo puedas contener
los próximos diez años y los cien anteriores
ciertamente reirás ante la idea de un milagro.

La lunática idea que los milagros suelen ocurrir en un milisegundo dentro del seno de una diosa familiar, en un poema, o en G+

Vuelvo a preguntar…

3

Perfecto…por ambos, poeta y gurú, yo, aún ensayo una respuesta en un milisegundo que contenga los próximos cien años.

Los próximos cien años.

 

 

 

 

  

Jamal Khashoggi & Hatice Cengiz

Sin lugar a dudas uno de los asesinatos más brutalmente incomprensibles ha sido el del periodista saudí Jamal Khashoggi. En un extenso artículo, “Jamal Khashoggi era mi prometido; sus asesinos siguen libres” para el New York Time la novia turca de Jamal, Hatice Cengiz desde un profundo y estremecedor dolor nos escribe: 

“Mi corazón sentía una pena más grande porque incluso después del asesinato de Jamal y de la condena mundial que inspiró, Arabia Saudita ha seguido cometiendo atrocidades. Arabia Saudita al parecer planea ejecutar a tres académicos reformistas encarcelados: Salman al Awda, Awad al Qarni y Ali al Omari”.

La impunidad del reino multimillonario del Medio Oriente.

Además, nos relata lo que ha sido su vida desde aquella mañana cuando Jamal desapareció dentro del Consulado de Arabia Saudí en la capital Turca.

Una historia de horror y espanto, por la que Estados deliberadamente asesinen de forma incompresiblemente atroz a ciudadanos en otros territorios, dentro de sus facilidades diplomáticas y con la complicidad de otros Estados, por el simple hecho de emitir juicios críticos.  Impunidad que se permiten a plena luz pública y sin la menor muestra de remordimiento.

El asesinato de Khashoggi expresa la experta en derechos humanos de la ONU, Sra. Agnes Callamard la relatora especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, dice en un extenso reporte que Arabia Saudita es responsable de la «ejecución premeditada».

Se lee en el reporte de Agnes:

By appointment, on 2 October 2018, Mr. Kashoggi entered the Consulate of the Kingdom of Saudi Arabia in Istanbul, to obtain papers he needed to pave the way for his marriage to his fiancée, Ms Hatice Cengiz.  She waited outside the Consulate for him to return, but brutally slain within the Consulate, he never would; the bitter reality of his murder made all the more poignant by the joyous purpose for which he entered the Consulate in the first place.

Mr. Khashoggi’s execution is emblematic of a global pattern of targeted killing of, and threats against, journalists and media workers that is regularly denounced by States, UN agencies, Special Procedures, and by numerous international and national human rights organisations. 

El periodista saudí Jamal Khashoggi fue víctima de una ejecución extrajudicial premeditada, de la que es responsable el Estado de Arabia Saudita, según un informe publicado la Relatora Especial de la ONU sobre asesinatos extrajudiciales, sumarios o arbitrarios.

Tras una investigación de seis meses, Agnes Callamard emitió sus conclusiones sobre el asesinato en el pasado mes de octubre de Khashoggi en el consulado de Arabia Saudita en Estambul, analizando pruebas basadas en el derecho internacional de los derechos humanos y considerando medidas que podrían haber evitado su asesinato.

«Las circunstancias de la muerte del Sr. Khashoggi han llevado a numerosas teorías y acusaciones, pero ninguna altera la responsabilidad del Estado de Arabia Saudita», se lee en el informe.

“Agentes del estado saudí, 15 de ellos, actuaron bajo la cobertura de su estado oficial y utilizaron medios estatales para ejecutar al Sr. Khashoggi”.

“Su asesinato fue el resultado de una planificación elaborada que involucró una amplia coordinación de importantes recursos humanos y financieros. Fue supervisado, planificado y respaldado por funcionarios de alto nivel. Fue premeditado «.

El informe cita seis violaciones del derecho internacional:

  1. la prohibición contra la privación arbitraria de la vida, un principio fundamental del derecho internacional;
  2. la prohibición contra el uso extraterritorial de la fuerza tal como está consagrado en la Carta de las Naciones Unidas;
  3. el requisito de que los estados usen misiones consulares para propósitos oficiales;
  4. la prohibición contra la tortura, en los términos de la Convención contra la Tortura, ratificada por Arabia Saudita, y;
  5. la prohibición contra la desaparición forzada, y;
  6. al matar a un periodista, el Estado de Arabia Saudita cometió un acto incompatible con un principio fundamental de las Naciones Unidas, la protección de la libertad de expresión.

“El asesinato del Sr. Khashoggi constituye, por lo tanto, un crimen internacional sobre el cual otros Estados deberían reclamar la jurisdicción universal. Hago un llamamiento a esos Estados para que tomen las medidas necesarias para establecer su competencia para ejercer su jurisdicción en virtud del derecho internacional sobre este delito de ejecución extrajudicial», dijo Callamard.

El Relator Especial también determinó que había pruebas creíbles, lo que justifica una investigación adicional de la responsabilidad individual de los funcionarios saudíes de alto nivel, incluida la del Príncipe Heredero. Tras la ejecución de Khashoggi, el informe señala que Arabia Saudita tomó medidas tímidas para cumplir con sus obligaciones, pero que se han producido cuatro violaciones más:

  1. la responsabilidad de investigar, de manera efectiva, transparente y de buena fe;
  2. el deber de cooperación internacional en la investigación de muerte ilegal;
  3. garantías de juicio justo; y
  4. La obligación de no repetición.

Callamard pidió al Consejo de Derechos Humanos, al Consejo de Seguridad o al Secretario General de las Naciones Unidas que realicen una investigación penal internacional de seguimiento con el fin de determinar la responsabilidad individual e identificar opciones para la rendición de cuentas judicial. El informe indicó que era preocupante que, hasta la fecha, la ejecución del Sr. Khashoggi hubiera tenido tan pocas respuestas internacionales efectivas, ya sean legales, políticas o diplomáticas, aunque varios Estados habían emitido sanciones específicas contra funcionarios saudíes.

«Estos deben continuar. Son importantes pero insuficientes. El delito cometido fue un asesinato del Estado. Estas sanciones en particular contra 17 o más individuos actúan como cortinas de humo, desviando la atención de la responsabilidad del Estado», se lee en el informe. «Las sanciones actuales tampoco abordan las cuestiones centrales de la cadena de mando y las responsabilidades de los altos directivos y las relacionadas con la ejecución».

El informe también pidió a Arabia Saudita que libere a todos los individuos encarcelados por la expresión pacífica de su opinión y creencia; y realizar una evaluación en profundidad de los actores, instituciones y circunstancias que hicieron posible la ejecución del Sr. Khashoggi.

El informe también incluye una serie de recomendaciones dirigidas a Turquía y los Estados Unidos, así como a los Estados miembros en general y a los actores corporativos. Además, recomienda el establecimiento de nuevos mecanismos a nivel de la ONU para fortalecer la prevención y la investigación criminal de los asesinatos selectivos. El Relator Especial está muy agradecido al Gobierno de Turquía por su buena voluntad y cooperación.

La Sra. Agnes Callamard (Francia), Relatora Especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, tiene una carrera distinguida en derechos humanos y trabajo humanitario en todo el mundo. La Sra. Callamard es la Directora de Libertad Global de Expresión de Columbia en la Universidad de Columbia y ha trabajado anteriormente con el Artículo 19 y Amnistía Internacional. Ha asesorado a organizaciones multilaterales y gobiernos de todo el mundo, ha dirigido investigaciones de derechos humanos en más de 30 países y ha publicado numerosos artículos sobre derechos humanos y campos relacionados.

For more information and media requests, please contact: In Geneva: Alessandro Marra (+41 22 928 93 21 / amarra@ohchr.org) or write to eje@ohchr.org

For media inquiries related to other UN independent experts: Jeremy Laurence – Media Unit (+41 22 917 9383 / jlaurence@ohchr.org)

Follow news related to the UN’s independent human rights experts on Twitter @UN_SPExperts

La montaña Tibidabo.

Una vez ahí, sentado entre las rocas que devoran la base de los Pirineos quizá, si la claridad del cielo lo permite, se aprecie la vista deslumbrante de una Barcelona aérea desprovista de los trazos de las ideas y los lazos de los políticos, y ves aparecer en el horizonte el Mediterráneo,  ciudad-mar-condal que se emborracha con media docena de tragos en “La Venta”.

En latín, tibidabo significa ‘te daré’, que son las palabras que el diablo usa para tentar a Jesús. Desde esta montaña el diablo tienta a la ciudad de Barcelona y sus gentes con el “te daré”.  Después de todo el Diablo es el primer lógico, y que se levantara de esta montaña para intentar tentarnos con todos los placeres de este mundo,  tiene (diabólica) lógica. 

Rolling Thunder Revue: A Bob Dylan Story

Rolling Thunder Revue: A Bob Dylan Story es una de las películas de Martin Scorsese más frustrantes, así como una de las más extraordinarias, es un relato atractivo pero desorganizado y algo largo (dos horas, veinte minutos, al estilo de los filmes de Martin) de la época en 1975 en que Bob Dylan, nueve años después de su accidente de motocicleta, convocó una caravana de músicos vagabundos, poetas, reporteros, fotógrafos, hombres de dinero, y personas que viajan por ahí para recorrer los Estados Unidos antes de la celebración del Bicentenario del país.

La gira fue un fracaso, financieramente y en términos de impacto cultural, o al menos así lo recuerda Dylan, de 78 años en el momento del estreno de esta película en el 2019, mientras advirtió a Scorsese y al espectador que «apenas recuerda nada». Sin embargo, la Rolling Thunder Revue rejuveneció a Dylan como músico, a la manera del especial de «regreso» de Elvis Presley en 1968. Y generó enormes cantidades de imágenes de la gira, algunas de las cuales se reproducen aquí, en un marco altamente conceptual, visual y nostálgico con la mirada de un Scorsese magistral…

El tema de la “autoría” es casi tan central en esta película como la historia de Dylan vagando por los Estados Unidos, conduciendo su propio autobús turístico y actuando en salas pequeñas y medianas, acompañado de artistas como Joan Baez, Ramblin ‘Jack Elliot, Roger McGuinn, Scarlet Rivera, Joni Mitchell, Ronnie Hawkins y (en una de sus apariciones finales filmadas) Sam Shepard. Scorsese, quien a lo largo de su larga carrera esencialmente ha estampado ciertos actos de rock estadounidense, como Dylan, The Rolling Stones y The Band con «Property of Martin Scorsese», es el director acreditado, naturalmente. Y tal como fue editado por Damian Rodriguez y David Tedeschi, la película tiene muchos sellos distintivos del director italo-americano que incluyen transiciones sorprendentes de una idea a otra, y secuencias que se han editado para provocar preguntas o crear sensaciones; en lugar propiciar significados o establecer respuestas

Una vez que concluyes las dos horas de metraje, y conoces la obra de Dylan, descubres lo que realmente es…

La película está rodeada de imágenes filmadas durante la gira 75-76 por el camarógrafo Howard Alk  (1930-1982), quien fue contratado por Dylan para realizar un proyecto que de alguna manera nunca se convirtió en una película real. El video ha sido recontextualizado por Scorsese y presentado como el trabajo del cineasta europeo Stefan Van Dorp, una persona inexistente interpretada por el artista de performance argentino Martin von Haselberg (esposo de Bette Midler, vislumbrado brevemente en la filmación de 1975).

En las entrevistas, Van Dorp habla en suaves cadencias de «alta cultura» americana, de una WASP adinerada y drogada de mediados del siglo XX, habla ante sus amigos y colaboradores (excluyendo a Dylan y algunos otros) de una manera exasperada, siempre severa. Un hipertexto fílmico al estilo propio de las citas de autores y textos ficticios glosados en su obra por un Jorge Luis Borges…se diluyen lo real de lo irreal. 

Otros personajes ficticios, o cuestionables también, participan en la narrativa, incluido el CEO de Paramount Pictures, James Gianopulos, como el promotor de la gira; el actor Michael Murphy como el congresista inexistente Jack Tanner y Sharon Stone, coprotagonista del «Casino» de Scorsese, contando la historia de cómo asistió a uno de los conciertos de Rolling Thunder Revue cuando tenía 17 años en compañía de su madre y fue invitada a unirse a la caravana.

¿Scorsese está tratando de crear su propia respuesta, de escala épica, para «This is Spinal Tap» o «Zelig», un documental simulado que integra lo real con lo ficticio, lo que incita a las audiencias a cuestionar las distinciones entre ellos? Tal vez. «The Rolling Thunder Revue» comienza con un fragmento de una película de la época muda de George Melies de un truco de magia y regresa más tarde, como para indicar que un aspecto de la ilusión está integrado en el proyecto. La colisión de eventos verificados y anécdotas nunca antes discutidas (algunas de las cuales, como la amistad del congresista Tanner con el presidente Jimmy Carter, son obviamente inventadas) socava la veracidad de toda la historia, como la anécdota sobre que Rivera supuestamente llevó a Dylan a ver a KISS inspirándolo a pintarse el rostro al estilo Kabuki.

¿Y con qué fin? Lo que estás viendo, en su mayor parte, son eventos reales que sucedieron en lugares reales a personas reales y que, por lo tanto, tienen valor de archivo. Incluso si se tratara de unir imágenes no editadas al azar, las imágenes y los sonidos nos dirían mucho sobre la cultura y la vida social y emocional de los Estados Unidos alrededor de 1975. Las imágenes del concierto (muchas de las cuales se centran exclusivamente en Dylan, independientemente de las garantías de que la gira fue un esfuerzo abierto y democrático) es fascinante, mostrando arreglos casi mágicos de muchos clásicos de Dylan, como «Simple Twist of Fate», «A Hard Rain’s Gonna Fall» y «The Lonesome Death of Hattie Carroll».

Este es un documental real pero al mismo tiempo irreal, no tiene nada que ver con las recientes puestas en escena sobre Mercury o Sir Elton John  y al mismo tiempo, también es una broma o mejor una broma dentro de otra broma «irreal». 

El héroe anónimo en todo esto es la fotografía de Alk, cuyas imágenes dan a la película su núcleo artístico e histórico, Alk fue amigo de Dylan a partir de 1963, y trabajó con él en varias de sus películas, entre ellas «Eat the Document», «Hard Rain» (también sobre la gira de Rolling Thunder) y en propio trabajo fílmico de Dylan «Renaldo and Clara  (de donde vienen muchas de las imágenes).

El discreto arte de Alk brilla a través del filme de todos modos, como en ese momento encantador cuando los poetas Dylan y Ginsberg visitan el cementerio donde está enterrado Jack Kerouac, y la cámara se aleja brevemente de los dos hombres que intercambian citas de Kerouac para vagar al lugar de la tumba del escritor

Quiero ver el filme como una crítica de Dylan y el propio Martin al momento actual, de las “Deep fakes” y “fake news”.

Utilizar el material de otro artista y borrar su crédito es una broma entre creadores, pero es un peligro en la era de Google, incluso al sofisticado servicio de la sátira y el arte conceptual.  Y se puede ver como una respuesta al malestar global en el que los “hechos son provisionales” y ya no se puede «confiar en nada». Con esa lectura el proyecto «Rolling Thunder Revue: A Bob Dylan Story» es una película conmovedora sobre un artista anónimo cuyos logros no se reconocen, incluso por personas que están en una posición ideal para destacarlos, junto a los genios que han configurado la historia cultural del siglo XX y XXI.

Imagenes de la NASA

El telescopio espacial Hubble captura luminosas auroras en la atmósfera de Júpiter.

Es un auténtico privilegio que ciertos organismos e instituciones pongan a disposición de los usuarios los contenidos audiovisuales que forman parte de sus archivos en pro de una cultura abierta y accesible para todos.

Es vital que el acceso a la cultura no siempre cueste dinero ya que es un derecho que todos tenemos, y además es necesario que la biblioteca física tradicional evolucione hacia la biblioteca virtual sin que una acabe por sustituir a la otra, sino con el objetivo de ampliar el abanico de los que pueden acceder a sus fondos.

En esta evolución natural y virtual que en los últimos años ha sufrido el modo en el que accedemos a la información, hemos tenido la suerte de poder disfrutar de documentación maravillosa y exclusiva que ha visto la luz gracias a la era Internet.

Imaginad la cantidad de archivos y bibliotecas que tenían tesoros custodiados entre sus cuatro paredes y que ahora pueden ser contemplados por obra y gracia de la digitalización.

Entre esos tesoros ocultos, se hallaba la galaxia entera, el infinito cosmos fotografiado y grabado en todo el esplendor que le dan las millones de estrellas, planetas, vías lácteas y nebulosas que lo conforman.

The National Aeronautics and Space Administration (NASA) ha llevado a cabo la iniciativa de crear una biblioteca con 140.000 archivos de alta definición que incluyen fotos, vídeos y clips de sonido, todos gratuitos y disponibles para poder descargarlos.


Un afloramiento con rocas en capas dentro de la región «Murray Buttes» en la parte baja del Monte Sharp en Marte.

Para seleccionar el mágico y misterioso material que queramos descargar, esta biblioteca espacial ofrece búsquedas delimitadas por materia y fechas así, el contenido visual y de audio de los planetas, lunas y misiones espaciales específicas se puede buscar por tipo de archivo y comprende el arco temporal de los últimos cien años.

Los usuarios pueden limitar las búsquedas para enfocarse en cualquier período de tiempo entre 1920 y 2019.

El sitio es el siguiente….

https://images.nasa.gov

Tomado de

https://culturainquieta.com/es/foto/item/15634-la-nasa-permite-la-descarga-gratuita-de-mas-de-140-000-imagenes-de-la-galaxia.html

«Pero no se lo digas a nadie»

Durante mucho tiempo fue un tema tabú, ahora un documental sobre el abuso de menores por parte de clérigos en Polonia ha vuelto a encender la discusión. La Iglesia Católica se pone a la defensiva.

El documental «Pero no se lo digas a nadie», presentado en las calles de Gdansk. En solo tres días, 11 millones de personas en varios países han visto el documental «Pero no se lo digas a nadie», estrenado en Youtube. La investigación fue financiada por pequeños aportes de muchas personas, en vista de que ninguna institución gubernamental quiso apoyar el trabajo de los hermanos Sekielski, productores y directores.

Antes nadie quería hablar de este tema que hoy lidera las tendencias en redes en Polonia. Cara a cara con su agresión sexual Los productores no solo mostraron el abuso sexual por parte de clérigos católicos sino que sentaron a victimas y victimarios frente a frente. «Yo tenía siete u ocho años, cuando usted me tocaba las partes íntimas, y se masturbaba utilizando mi mano», dice Anna, de 39 años, mirando a los ojos del cura que la violentó. Él, sentado frente a ella tapándose la cara con las manos, pregunta: «¿Qué debo hacer ahora?»

Y agrega que se arrepiente y, a menudo, ora por las personas que maltrató. Los gruesos muros de la Iglesia En un país en el que 90% dice profesar el catolicismo y la palabra del sacerdote todavía tiene peso, la divulgación del abuso sexual genera un terremoto social. La película desvela también la resistencia que sufren las víctimas dentro de la Iglesia: puertas cerradas, protección de los perpetradores, desconfianza general frente a sus tragedias: la película muestra historias reales de abuso, a veces espeluznantes. «La pedofilia en la Iglesia siempre ha sido un problema sistémico», dijo el sacerdote jesuita Jacek Prusak en una conversación con el canal privado TVN24. «El problema no son solo los curas, sino la institución en la que se cometen estos delitos, que los facilita y hasta los justifica».

La cabeza de la Iglesia polaca negó primero los abusos denunciados en el documental, luego se disculpó vacilante, para luego ignorarlos nuevamente. El arzobispo de Gdańsk, Leszek Glodz, del ala ultraconservadora, dijo que él no vería películas «sin valor». Los políticos del partido liberal de izquierda «Primavera» mostraron entonces la película frente a la casa de Glodz. Tras las palabras, ¿vendrán los hechos? Incluso Grzegorz Schetyna, el jefe del mayor partido de la oposición, «Plataforma Cívica», que busca una buena relación con la Iglesia, dijo que «la lucha contra la pedofilia no es una lucha contra la Iglesia, sino por la defensa de los niños. Y no nos detendremos ante nadie».

El documental «Pero no se lo digas a nadie», presentado en las calles de Gdansk. En solo tres días, 11 millones de personas en varios países han visto el documental «Pero no se lo digas a nadie», estrenado en Youtube. La investigación fue financiada por pequeños aportes de muchas personas, en vista de que ninguna institución gubernamental quiso apoyar el trabajo de los hermanos Sekielski, productores y directores. Antes nadie quería hablar de este tema que hoy lidera las tendencias en redes en Polonia. Cara a cara con su agresión sexual

Los productores no solo mostraron el abuso sexual por parte de clérigos católicos sino que sentaron a victimas y victimarios frente a frente. «Yo tenía siete u ocho años, cuando usted me tocaba las partes íntimas, y se masturbaba utilizando mi mano», dice Anna, de 39 años, mirando a los ojos del cura que la violentó. Él, sentado frente a ella tapándose la cara con las manos, pregunta: «¿Qué debo hacer ahora?» Y agrega que se arrepiente y, a menudo, ora por las personas que maltrató.

Los gruesos muros de la Iglesia

En un país en el que 90% dice profesar el catolicismo y la palabra del sacerdote todavía tiene peso, la divulgación del abuso sexual genera un terremoto social.

La película desvela también la resistencia que sufren las víctimas dentro de la Iglesia: puertas cerradas, protección de los perpetradores, desconfianza general frente a sus tragedias: la película muestra historias reales de abuso, a veces espeluznantes. «La pedofilia en la Iglesia siempre ha sido un problema sistémico», dijo el sacerdote jesuita Jacek Prusak en una conversación con el canal privado TVN24. «El problema no son solo los curas, sino la institución en la que se cometen estos delitos, que los facilita y hasta los justifica». La cabeza de la Iglesia polaca negó primero los abusos denunciados en el documental, luego se disculpó vacilante, para luego ignorarlos nuevamente.

El arzobispo de Gdańsk, Leszek Glodz, del ala ultraconservadora, dijo que él no vería películas «sin valor». Los políticos del partido liberal de izquierda «Primavera» mostraron entonces la película frente a la casa de Glodz. Tras las palabras, ¿vendrán los hechos? Incluso Grzegorz Schetyna, el jefe del mayor partido de la oposición, «Plataforma Cívica», que busca una buena relación con la Iglesia, dijo que «la lucha contra la pedofilia no es una lucha contra la Iglesia, sino por la defensa de los niños. Y no nos detendremos ante nadie».

Varios partidos de la oposición solicitan un comité de investigación ampliado, que debería incluir a representantes de las víctimas. El acceso a los archivos de la Iglesia también se ha solicitado. El estreno de este documental llega en medio de un momento políticamente caldeado en Polonia. Las elecciones europeas tienen lugar este 26 de mayo, las parlamentarias seguirán en otoño y las presidenciales en 2020. El partido gobernante PiS, que se ve como preservador de la fe y la Iglesia, se arroga ahora la lucha contra el abuso infantil en las filas de la Iglesia Católica. Entrentano, el Gabinete del Primer Ministro Mateusz Morawiecki propone que los autores de abusos sexuales contra menores reciban una pena de hasta 30 años de prisión, que estos no prescriban y que el límite de edad sea aumentado de 15 a 16 años.

Una cosa queda clara: después de este documental, los delitos sexuales contra menores en la Iglesia polaca ya no podrán ser ignorados. También en Polonia crece el número de feligreses asqueados de Iglesia, mientras hay cada vez menos seminaristas. Con su conducta, la Iglesia misma acelera la secularización