Kim vs Park, parasitos.

Hay una lucha de clases en una mansión ultramoderna de Seúl… Una historia retorcida de Shakespeare en el siglo XXI, ahora son los Kim   -sin referencia a sus hermanos del Norte brutal-  contra los Park.

Leer en 

Parasite: el filme coreano que opaca a Scorsese y Tarantino

Pobres, escurridizos y sagaces, los Kim se las arreglan para trabajar en la sofiscticada casa de los Park. Padre, madre, hija e hijo se hacen pasar por chofer, sirvienta, profesor de inglés y profesora de arte sin relación de parentesco. La idea es habitar gran parte del día la casona que no tienen y deleitarse con el tipo de vida que su estirpe les niega. Todo esto sucede ahora, en la bullente y avanzada Corea del Sur…

En rigor, es la nación asiática, pero es también Parasite, la película del realizador surcoreano Bong Joon-ho, uno de los ases indiscutibles del vigoroso cine de ese país. Pocas veces se había visto crecer tanto una película desde su bautizo en su primera exhibición, cuando se estrenó en mayo pasado en el Festival de Cannes: Parasite (traducible como Parásitos) no sólo será casi segura nominada al Oscar a Mejor Película Internacional, sino que tiene muchas posibilidades de entrar a disputar un cupo al Oscar a Mejor Película, la reina de las categorías.

¿Por qué? Muy simple: dos de las entidades de críticos más importantes de Estados Unidos la eligieron Mejor Película del Año. La última fue la Asociación de Críticos de Chicago, que el viernes pasado no sólo la consideró en aquella categoría, sino que además le dio los reconocimientos a Mejor director, Mejor guión original y, por supuesto, Mejor película extranjera. En el camino por Mejor película quedaron El irlandés, de Martin Scorsese; Había una vez en Hollywood, de Quentin Tarantino; Historia de un matrimonio, de Noah Baumbach; y Mujercitas, de Greta Gerwig.

El otro organismo que le había concedido la distinción de Mejor película del año era la Asociación de Críticos de Los Angeles, quizás más influyente que la de Chicago. Hace una semana los críticos de la ciudad de Hollywood también le dieron además los premios a Mejor director y Mejor actor secundario. Y, sin ir demasiado lejos, el lunes pasado Parasite fue nominada a los Globos de Oro a Mejor película, Mejor director y Mejor película extranjera.

Además, la Academia de Hollywood ya entregó ayer lunes 16 de diciembre dos señales claras en favor de Parasite: integra la lista de las 9 preseleccionadas al Oscar extranjero y, contra todo pronóstico, su canción A glass of soju es uno de los 15 temas también previamente seleccionados para la estatuilla. En esta categoría, la sorpresa fue la ausencia de la nación original escrita por Taylor Swift para el musical Cats

Humor negro en Seúl

Ganadora de la Pama de Oro en el Festival de Cannes 2019, Parasite es el séptimo largometraje de Bong Jon-hoo (1969), uno de los directores más singulares del cine de su país. Capaz de tratar los temas más comunes desde una óptica siempre original, Bong acostumbra a disectar la competitiva sociedad coreana con un implacable y ácido sentido del humor. En Parasitedesmembra las entrañas de las diferencias de clase a través de la historia de los empobrecidos y astutos Kim: el padre y sus hijos pretenden tenerlo todo a través de sagacidad, pero también golpes bajos.

En el otro lado del espectro, están los Park, otra familia de cuatro integrantes liderada por un empresario fatuo y una esposa estrecha de mente. Presumen de sus lujos, se arrogan una falsa elegancia y buscan imitar el patrón de vida occidental.

A pesar de contar con una de las cinematografias más originales del mundo, Corea del Sur nunca ha obtenido el Oscar extranjero. Es más, ni siquiera ha quedado entre los cinco nominados. Japón, su vecino más hacia el este, ha postulado en cambio 12 veces y ganó en una oportunidad. La última vez que se presentó fue el año pasado con Shoplifters (2018), película de Hirokazu Kore-eda que también venía de ganar el Festival de Cannes. Es curioso que Shoplifters también fuera el retrato de una familia en lucha contra la pobreza, aunque a diferencia de Parasite el tono no era de comedia negra, sino que de drama humanista.

Prueba del favoritismo de Parasite entre la prensa especializada es la reciente encuesta del portal Indiewire: fue elegida la Mejor película del año en una consulta hecha a 304 críticos de todo el mundo. Por si no bastara con eso, también se quedó con los reconocimientos a Mejor director, Mejor guión original y Mejor película extranjera.

La película de Bong Joon-ho es distribuida en Latinoamérica por la compañía argentina Impacto Cine y en Chile debería estrenarse en el verano del 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *