Se habla Español…

I

La Academia Cubana de la Lengua ACUL, “expresa su desacuerdo con la decisión” mantener la prueba de Español fuera de los exámenes para el ingreso a los Institutos Vocacionales de Ciencias Exactas (IPVCE), publica en su sitio oficial. El debate sobre la medida se generó días atrás, cuando Radio Guamá, emisora provincial de Pinar del Río, publicó una nota con el titular “Eliminado el Español de los exámenes de ingreso al IPVCE”, que cuestionaba que entre los exámenes de ingreso al IPVCE “Federico Engels”, no apareciera la lengua materna.

Este texto fue replicado por otros sitios dentro y fuera de Cuba, se compartió en las redes sociales y el periódico Granma preguntó sobre el asunto a Margarita McPherson, viceministra cubana de Educación, y Adalberto Revilla, director nacional de Secundaria Básica. Salió a relucir que la exclusión del examen se realizaba por segunda vez, puesto que inicialmente había ocurrido el año anterior. La Academia expone sus consideraciones en cinco puntos y propone variantes o “soluciones alternativas”:

 

II

Ante la medida tomada por las autoridades del Ministerio de Educación acerca de la eliminación del examen de Español como requisito de ingreso a los Institutos Preuniversitarios de Ciencias Exactas, la Academia Cubana de la

Lengua hace constar las siguientes consideraciones:

PRIMERO:
Sobre la base de principios fundamentales e irrenunciables acerca de la conveniencia de mantener una educación pública y laica, sin motivaciones económicas inmediatas que puedan sesgar su funcionamiento, con énfasis en el conocimiento y la ciencia, con un sentido de equidad que permita total acceso, y concebida como deber y derecho, hace ya varios años, los Ministerios de Educación y Educación Superior determinaron incluir el examen de español como requisito de ingreso a la universidad para todos los estudiantes que optaban por carreras, cualquiera fuera su índole, en el entendido de que como parte de los requerimientos profesionales imprescindibles se encuentra el dominio adecuado de la lengua materna.   Esta medida ha sido completamente justa y apropiada no solo dado el carácter patrimonial, identitario, simbólico y testimonial que la lengua materna tiene para todos los integrantes de una comunidad, sino también por la condición de habilidad profesional indispensable que el dominio de la lengua reviste.
SEGUNDO:
La competencia lingüística necesaria y suficiente de cada profesional para ejercer su especialidad con éxito no es equivalente, sin embargo, a contar con la capacidad para evaluar o tomar decisiones en temas lingüísticos que atañen a todos, para lo cual parece necesario el concurso de especialistas en la materia.
En los últimos años, en atención a criterios seguramente valiosos, aunque parciales, hemos asistido al abandono de la medición de la habilidad de dictado, fundamental para los profesionales; a la falta de estrategias efectivas en relación con el dominio de la lengua española, inversamente a la potenciación de las lenguas extranjeras, en particular el inglés; y a la falta de congruencia entre las posturas teóricas ante la lengua y las acciones prácticas en que ellas se manifiestan.
TERCERO:
Los instrumentos con que se cuenta evidencian, sin embargo, más allá de cifras y porcientos, manquedades reales en la formación de los futuros profesionales en cuanto a la ortografía y la distinción entre el código oral y el escrito, la capacidad para lograr una coherencia adecuada, sobre la base del manejo de los recursos cohesivos; la creatividad y disponibilidad de ideas para la construcción de textos; en resumen, que nuestros jóvenes aspirantes a carreras universitarias aún afrontan dificultades en el manejo de su instrumento expresivo, no solo ortográficas, sino de calidad de las ideas, de coherencia y cohesión, que demandarían una ejercitación mayor y más creativa, una evaluación más sistemática y consecuente, y, en particular, colocar la responsabilidad del conocimiento esencialmente en el propio alumno, en la medida en que ese aprendizaje se convierta en significativo para él. Los resultados, incluidos los obtenidos en el Español básico que se evalúa a los matriculados en los cursos para trabajadores y por encuentros como parte ya de su proceso formativo inicial, permiten afirmar que las medidas tomadas no han sido aún totalmente efectivas.
La preferencia por otras normas, los rasgos de inseguridad y los fenómenos de prestigio encubierto que revelan las investigaciones pudieran estar influyendo en la desatención de la lengua propia.
CUARTO:
La experiencia demuestra que mientras más independencia se da al estudiante, y más se le deja hacer, se toma en cuenta su opinión, o se reta su capacidad, más se desarrolla el joven, e incluso más disfruta lo que hace; en consecuencia, como se sabe que la posibilidad de pasar un examen para lograr un objetivo concreto se convierte en un incentivo para lograr habilidades lingüísticas como las comentadas, la decisión adoptada no favorece, más bien desestimula el interés del estudiante.
Las causas de la decisión parecen relacionarse con el rescate de los objetivos fundacionales de esos centros, la distribución de asignaturas por campos del saber, y la voluntad de dar mayor peso a las asignaturas específicas de interés del estudiante sin aumentar la cantidad de exámenes. Mientras existe un requisito de haber alcanzado 90 puntos en la Matemática y la ciencia específica seleccionada para poder optar por el IPVCE, no lo hay, en cambio, para la lengua.
Parece ocioso insistir en que la esencial fuente de conocimiento, que situamos en la observación, el estudio, la ciencia, una ciencia específica, la práctica… pasa necesariamente por una lengua: se piensa en esta lengua, se observa en la lengua, se trabaja en la lengua, se hace ciencia en la lengua. De ahí que si queremos formar científicos cabales no podamos descuidar este aspecto.
QUINTO:
Convendría pensar, entonces, en soluciones alternativas que respondan a los mismos objetivos: por ejemplo, que los estudiantes se examinen de Matemática e Historia en un primer nivel de selección, que sirva de filtro, y que para lograr el ingreso definitivo a la especialización examinen Español y la materia de su interés. También puede pensarse en un único examen con cuatro secciones de puntuación equitativa que sería calificado por los profesores de todas las materias. Otras ideas que contribuyan a mantener el requisito indispensable de lengua serían también valiosas.
Finalmente, en cualquier caso, la Academia Cubana de la Lengua expresa su desacuerdo con la decisión y reitera su disposición de colaborar, como lo ha venido haciendo, en cualquier empeño que contribuya al conocimiento y cultivo de la lengua propia.

La Habana, 15 de abril de 2018.
Junta de Gobierno

III

Pero ante estos argumentos, alerta la Academia, “parece ocioso insistir en que la esencial fuente de conocimiento, que situamos en la observación, el estudio, la ciencia, una ciencia específica, la práctica… pasa necesariamente por una lengua: se piensa en esta lengua, se observa en la lengua, se trabaja en la lengua, se hace ciencia en la lengua. De ahí que si queremos formar científicos cabales no podamos descuidar este aspecto”.

Para acceder ahora a los IPVCE se realizan pruebas de Matemática e Historia, y, a elección del estudiante, de Física, Química o Biología, explicó McPherson a Granma, quien añadió que en los exámenes restantes se evalúan la redacción y la ortografía. Las opiniones en las redes y medios de comunicación no son unánimes. Hay algunos a favor de la medida, pero en una encuesta en Cubadebate, el 75 por ciento de los votantes no apoya la eliminación del examen.

La junta de Gobierno de la Academia ofrece soluciones para reincorporarlo, como examinar Matemática e Historia en un primer nivel, que serviría de filtro. Para el ingreso definitivo, se harían exámenes de Español y la materia de su interés. Otra posibilidad, dicen, sería un único examen con cuatro secciones de puntuación equitativa que calificarían los profesores de todas las materias “Finalmente, en cualquier caso, la Academia Cubana de la Lengua expresa su desacuerdo con la decisión y reitera su disposición de colaborar, como lo ha venido haciendo, en cualquier empeño que contribuya al conocimiento y cultivo de la lengua propia”, termina.

Certificado para costillas puras….

Leyendo el muro de un amigo en Facebook me encontré con esto. Pensé que sus alucinaciones temporales o el pago de los impuestos al IRS le estaban j…el coco. Como decía mi abuela…cada loco con su tema, me decía la madre de mi madre.

El “tema” de Dios y las religiones, pero sobre todo los religiosos, siempre te deja la puerta abierta para  toda clase de locuras, vaya que cada loco siga con su tema…

Pero mi amigo no alucinaba. El mundo si alucina, resulta que una Iglesia esta vendiendo CErtificados de Virginidad, antes los había vendido de heterosexualidad. Imagino que un futuro les venda de sanidad mental.

Pueden leerlo aquí:

Certificado de Virginidad

Me llama la atención el interés por casarse con una “costilla”. Me gustan las costillas de cerdo empanadas con harina, pan rayado y huevo salpicada de sal y picante blanco, pero de eso a “casarme con una costilla pura”, las prefiero bien impuras, vaya con sabor…eso que se dice una “diabla moderna”, con lencería roja y negra y que escuche y baile con los Stones oyendo Simpatía por el Diablo.

Please allow me to introduce myself
I’m a man of wealth and taste
I’ve been around for a long, long year
Stole many a man’s soul to waste
And I was ‘round when Jesus Christ
Had his moment of doubt and pain
Made damn sure that Pilate
Washed his hands and sealed his fate…

Si, y ahora si me preocupo. Es importante mi virginidad. Como puedo demostrar que yo si soy virgen a mi costilla y no eso que dicen por ahí, un diablo moderno…washed his hands…Ya, sigo leyendo. Los hombres estamos exentos de probar nada. Solo tienen que pagar “las costillas”. Aunque eso de llamar “costillas” a las mujeres me parece que Dios tiene oscuros vicios de mal Chef…o de imitar a Jagger.

Ah…la Iglesia no se hace responsable por otras “cavidades”. (Sin aclarar…). Bueno si las cavidades no diseñadas para la procreación. Se entiende…A la distancia se requiere dos fotos de alta resolución, aunque no se especifica es probable  sean fotos de las cavidades creadas para la procreación himen mediante,   por favor ya saben costillas no enviar fotos de otras cavidades…por muy impuras que sean.

Existe hasta un comité de expertos, claro que valor tendría un certificado si no le emite un comité de expertos, una junta de profesores, o los sabios decanos. No se aclara si el comité lo integran costillas impuras, o puras, o son solo viejos pornógrafos.

Nada, tenia un lunes jodido, pero el post de mi amigo Leo, las impuras y la Iglesia me lo mejoró…

 

 

La revolución de Arendt

Hannah Arendt, no necesita presentacion.
Nacida en Linden-Limmer, 14 de octubre de 1906-Nueva York, 4 de diciembre de 1975, fue una teórica política alemana, posteriormente nacionalizada estadounidense, de origen judío y una de las personalidades más influyentes del siglo XX.
Entre 1924 y 1929 cursó estudios de filosofía y teología, primero en Marburgo y en Friburgo y, finalmente, en Heidelberg y en esta última obtuvo el doctorado en filosofía. Tuvo por maestros a Edmund Husserl, Martin Heidegger y Karl Jaspers. Con este último se licenció en 1928. Con la subida de Hitler al poder (1933), se exilió en París, de donde también tuvo que huir en 1940, estableciéndose en Nueva York. En 1951 se nacionalizó estadounidense. Es conocida principalmente como ensayista política, Hannah Arendt también fue una crítica literaria sutil y atenta.
Este brillante ensayo Sobre la revolución ocupa un lugar destacado en la obra de Hannah Arendt y sus originales contribuciones a la teoría política.
Los aspectos fundamentales de las tres grandes revoluciones de la época moderna (la independencia y formación de los Estados Unidos, el derrocamiento de la monarquía borbónica en Francia y la conquista del poder en Rusia por los bolcheviques) son estudiados en sus nexos internos para formular generalizaciones teóricas de largo alcance. Quizá la superior importancia que la autora atribuye a la Revolución americana respecto a la francesa, en discrepancia con las tesis habitualmente mantenidas por la historiografía tradicional, constituya la conclusión más notable del ensayo. Especial interés ofrece también el análisis de la guerra como rasgo político básico de nuestra época y elemento definitorio de la fisonomía del siglo XX, en estrecha relación de reciprocidad y mutua dependencia con el fenómeno revolucionario.

Perdón desde el Vaticano, y…la justicia cuando.

A través de una carta dirigida a los Obispos de la Conferencia Episcopal del Chile, el Papa Francisco ha manifestado su profunda impresión tras haber recibido el informe realizado por Mons. Charles Scicluna, arzobispo de Malta, Presidente del Colegio para el examen de los recursos (en materia de delitos más graves) en la Congregación para la Doctrina de la Fe, y Mons. Jordi Bertomeu, oficial de dicha Congregación, luego del proceso de escucha realizado en Nueva York y en Santiago durante el mes de febrero.

En este documento el Pontífice señala que, luego de una lectura pausada de las actas de este proceso de escucha, “creo poder afirmar que todos los testimonios recogidos en ellas hablan de un modo descarnado, sin aditivos ni edulcorantes, de muchas vidas crucificadas y les confieso que ello me causa dolor y vergüenza”.

Tal y como se lee en la nota publicada en la página oficial del Episcopado chileno, en la misiva, el Santo Padre se dirige al plenario de obispos para invitarlos a trabajar juntos, en restablecer la confianza en la Iglesia chilena: “escribo a ustedes, reunidos en la 115ª asamblea plenaria, para solicitar humildemente vuestra colaboración y asistencia en las medidas que a corto, medio y largo plazo deberán ser adoptadas para restablecer la comunión eclesial en Chile, con el objetivo de reparar en lo posible el escándalo y restablecer la justicia”.

Para ello, el Papa ha convocado a los Obispos chilenos a Roma, para “dialogar sobre las conclusiones de la mencionada visita y mis conclusiones”.

Asimismo, en su texto, el Santo Padre también reconoce que ha “incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación, especialmente por falta de información veraz y equilibrada”. El Pontífice, además, pide perdón a todas aquellas personas que ofendió y anuncia que se reunirá con representantes de las personas entrevistadas por quienes condujeron el proceso de escucha confiado.

Todo muy mediático, pero sin resolución, ni justicias. para con las victimas, cartas y perdones, pero no esclarecimiento frente a la Ley. Durante su visita a Chile en enero pasado, Francisco defendió la inocencia del Obispo Barros, lo que provocó indignación desde los propios sectores católicos de Chile. Y la critica mordaz de la prensa y la sociedad civil.

Según relata Francisco, “cuando me entregaron el informe y, en particular, su valoración jurídica y pastoral de la información recogida, reconocieron ante mí sentirse abrumados por el dolor de tantas víctimas de graves abusos de conciencia y de poder y, en particular, de los graves abusos sexuales cometidos por diversos consagrados de vuestro país contra menores de edad, aquellos a los que se les negó a destiempo e incluso les robaron la inocencia”.
El Papa también le expresó a los obispos que las “dificultades” que enfrenta la Iglesia chilena “son también una ocasión para restablecer la confianza, confianza rota por nuestros errores y pecados, y para sanar unas heridas que no dejan de sangrar” en la sociedad chilena.
Francisco señala en su misiva que tras leer las actas de la “misión especial”, puede afirmar que “todos los testimonios recogidos hablan en modo descarnado, sin aditivos ni edulcorantes, de muchas vidas crucificadas” y confiesa que eso “le causa dolor y vergüenza”.

Se preguntan  las victimas finalmente llevaran frente a la justicia a los criminales, con el beneplácito del Vaticano y el apego a las leyes del propio gobierno  Chile.

¿Cuál de los dos era?

En el verano de 1972, Jimmy Page, el sensacional guitarrista de Led Zeppelin, conoce a Kenneth Anger, un director americano que se había construido una reputación fantástica como rey del cine independiente y de ocultismo. Anger había triunfado con pequeñas películas surrealistas, como la increíble ‘Inaguration of the pleasure dome’, que databa del año 1954. Pero, sobre todo, con ‘Scorpio rising’ (1963). Un filme tan loco como el protagonista Bruce Bryon y su paranoia. Anger es una leyenda en los años 70 y uno de los ídolos de la contracultura entre artistas como John Lennon, Jim Morrison Mick Jagger y David Bowie.

Pero para Jimmy Page, en plena efervescencia de Led Zeppelin, Anger tiene otro aliciente. Es un acólito de Aleister Crowley, el héroe de Page. El guitarrista, incluso, había comprado la casa de su ídolo, su refugio como sacerdote del diablo en el lago Ness. Como Jimmy, Kenneth era un feligrés más de la religión Thelema. A Anger, la figura de Crowley también le había marcado en sus películas por esa perversa simbología del ocultismo.

Anger quiere el dinero de Jimmy para seguir produciendo sus disparates. Para Page, el filme ‘Invocation of my demon brother’, que era un estricto seguimiento de la religión Thelema, es una de sus obras de cabecera y su director lo fascina porque sabe que, a mitad de los años 50, había estado en Sicilia, donde Crowley había usado la famosa abadía epónima en los años 20 para sus satánicos sacrificios.

El cineasta sabe contarle a Page lo que éste quiere oír. Por ejemplo, que en los años 50 todavía quedaban dos seguidores, dos hermanos de Crowley en la abadía. Uno era fascista y otro, comunista y entre los dos todavía tenían en pie un muro que los dividía. Eran los guardianes de los frescos que Crowley había pintado por orden de su dios Lucifer. 

Anger es un asiduo a la casa de Page en Sussex. El guitarrista de Led Zeppelin se la acaba de comprar al actor-cantante Richard Harris. Antes de las sesiones de ocultismo, cineasta y guitarrista se ponen ciegos de cocaína y se engolosinan de liturgia ocultista. Anger le convence a Jimmy, finalmente, de poner dinero en su próximo proyecto, la película de las películas, en homenaje a Crowley: ‘Lucifer rising’. Jimmy Page se encargará, por supuesto, de la banda sonora.

En realidad, ‘Lucifer rising’ había empezado a rodarse en 1966, pero, sin el dinero de Page, no puede terminarse hasta 1974 y no se estrena hasta 1980. Un desastre en el que además intervienen Chris Jagger, el hermano de Mick Jagger, el supuesto coprotagonista del filme que se cansó de esperar en el rodaje. Y, también, su novia Marianne Faithfull, que interpreta el papel de la demoníaca Lilith. El protagonista, Bobby Beausoleil, había sido acusado de un asesinato por orden de Charles Manson. En la película, Lucifer no era ni ni dios ni demonio. Era la nueva luz que nos alumbra en la era del ‘Aeon de Horus’ de la religión Thelema.

Jimmy Page compone de 30 minutos de música para la película. Jamás los dará a conocer hasta los años ochentas…los pone a la venta en su propia página como ‘Lucifer rising and other sounds tracks’. No, no es música de Led Zeppelin, ni siquiera hay guitarras. Pero es una ‘cuasi-música’ que aparece del humo del incienso de un culto esotérico. Capas de texturas hindúes, cantos tibetanos y efecto electrónicos. Como las historias de Crowley, la música de Jimmy Page tiene un pie en el viejo mundo, en la antiguedad y el otro en el futuro distante. Produce un efecto claro de desorientación en el que escucha, aunque también es la clave para entender mucha de la música de Led Zeppelin.

Vuelta a los 70. En el proceso de producción, hay un momento en el que Jimmy Page se da cuenta de que Anger se aprovecha de su devoción por Crowley y lo despacha sin darle siquiera las cintas que había grabado. El presumible asesino ‘Beau’ Beausoleil se encarga finalmente de la música del filme.

Jimmy Page se dedica a seguir buscando libros sobre ocultismo, su pasión no confesada, mientras penetra peligrosamente en el mundo de la heroína. Se queja porque en Londres es muy difícil encontrar librerías con buenos libros sobre ocultismo. Así que, en octubre de 1973, Jimmy abre una tienda de libros mágicos y secretos. Se llama Equinox y tiene domicilio en el número cuatro de Holland Street, casi en Kensington High Street.

Equinox es un proyecto muy profesional guiado por Eric Hill, un experto que trabajaba en Weiser, una librería de anticuarios de Nueva York. Jimmy incluso contrata a un arquitecto y diseñador de primera clase para decorar la tienda con dioses eqipcios como Horus y Toth, embutidos en un art-deco. Y, además cuelga de las paredes cuadros de, nada menos, Crowley y de Osman Spare, el famoso pintor y mago.

La librería se llena de libros exquisitos de ocultismo de todos los lugares del mundo. Filosofía oriental, kabala, tarot, etcétera. Pero Equinox no sólo funciona como librería. Edita dos obras capitales: ‘Astrology: A cosmic science’, escrito por la mágica Isabel Hickey, y el libro de Crowley y McGregor Mathers, ‘The book of Goetia of Solomon the King’. Es un libro maravilloso, que recomiendo.

Contiene una descripción increíble de 72 demonios en la corte del rey Salomón, que había apresado y confinado en un cáliz de bronce sellado por símbolos mágicos. Crowley había trabajado mucho en esos demonios del rey Salomón. Desgraciadamente, Jimmy cierra la librería en 1978, justo el año en que absolutamente desbordado por las drogas, decae su interés por la brujería y el ocultismo.

En cualquier caso, Jimmy no vende la casa de Crowley en el Lago Ness, la famosa Boleskine House, hasta comienzos de los años 90, harto de que los seguidores del grupo la visitaran en peregrinación todos los veranos porque se dice que allí había compuesto ‘Stairway to heaven’, una canción mil veces relacionada con su culto por Crowley. Jimmy Page se enfada mucho si le preguntas por todo eso. Da igual: siempre les quedarán a sus fans del ala ocultista las escenas de fantasía de Jimmy en la cúpula de la montaña que está justo detrás de la casa de Crowley. Esas escenas han quedado inmortalizadas en la película ‘The song remains the same’.

Durante todos estos años, Jimmy Page sostiene que él compró la casa de Crowley a comienzos de los años 70 a un particular que ni mucho menos estaba relacionado con el ocultismo. La casa había sido construida sobre las ruinas de una iglesia que misteriosamente fue incendiada con toda la congregación de monjes dentro. Muchos adictos a Page llegaron a decir que un hombre había sido decapitado dentro de la casa y que, a veces, Jimmy podía escuchar la cabeza rodando por el suelo. Page siempre ha negado esta anécdota.

Por en medio, a Page le han culpado de las muertes del hijo de Robert Plant, Karac, con nombre de mago, y del batería de Led Zeppelin, John Bonham, que murió en la casa de Page en Windsor. Todo por culpa de los signos de ocultismo del cuarto álbum de Led Zeppelin. Esos reproches son las pruebas de que, con Crowley, Jimmy dio una imagen que se le fue de las manos y que pasó de ser una simple afición a un problema personal.

Jimmy estará siempre obsesionado por un poema de Crowley:

‘He soñado muchas veces que estaba preso por culpa de una pelea mortal contra mí mismo. Dios y Lucifer se mataban por mi alma durante tres largas horas. Dios, finalmente, venció. Pero, constantemente, tengo una gran duda: ¿cuál de los dos era Dios?’.

Esa batalla se escucha en este disco, quizá el mejor legado de la amistad Page & Anger