Demasiado

Demasiado temprano para cambiar.

Tu océano ámbar y

tus amaneceres naranjas.

Cuerpo de monja.

Cabello de crines negras.

Sexo enlutado de momentos libres.

Captúrame que es tiempo de cambios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.